Cada vez que en una revista dicen eso de ‘róbale esa camisa a tu chico para un look boyfriend’ yo río, río muy fuerte. Y es que me imagino a mi misma intentando abrochar esa camisa talla S mientras estallan los botones y se hacen agujeros en las axilas de tanto estirar.

Mi novio y yo nos queremos mucho, pero lo que vienen siendo los estándares de belleza respecto a las parejas nos los pasamos un poco por el forro. Él suele usar la talla s (como mucho una M en algunas tiendas) y yo rondo la 52. Y por si en tallas no os hacéis a la idea, os lo cuento en kg que no me importa. Mi chico pesa 68kg y yo prácticamente el doble.

¿Que si soy más alta que él? Pues sí, también. Le saco unos 5 cm así que cuando me abraza parece un adorable koala agarrándose al árbol.

giphy (1)

Mi chico y yo, qué monería

No sé si la gente nos mira más porque soy más gorda o porque soy más alta que él, tampoco lo pregunto, pero lo cierto es que por la calle nos suelen observar como si fuéramos animalicos de circo. Cualquier día nos lanzan (más bien a mi, por aquello del tamaño) algo de comida para ver si les deleitamos con una acrobacia animal.

Lo cierto es que antes me jodía muchísimo y en más de una ocasión he llegado a parar a gente en plena calle para preguntarles si tenían algún problema. Las respuestas pueden resumirse en agachar la cabeza y decir ‘no, no, no pasa nada’. Me gusta dejar a la gente en evidencia, que se den cuenta que eso de andar mirando al resto de arriba abajo no es de buena educación, así que ahora en vez de hacerles frente, lo que hago es no cortarme con las demostraciones de amor en público e incomodar al personal.

fat-girls-having-sex-with-thin-guys-23

Que vaya chorrada, digo yo, que a la gente le parezca extraño en pleno siglo XXI que la chica sea más alta que el chico, que uno sea gordo y otro delgado, que uno sea negro, que uno sea 20 años más joven. Pues sí, la mayoría de la peña todavía se queda loca y te juzga con la mirada. En casos extremos, le dan un codazo al de al lado para que no se pierda el espectáculo y escuchas como le dice ‘mira, mira la gorda’.

No solo nosotros tenemos que lucir perfectos y parecernos a las chicas de las revistas, sino que nuestras parejas tienen que ir acorde con nosotros. Gordos con gordas. Bajos con bajas. Feos con feas. Anda ya y que os jodan.

A lo mejor el único problema de esa gente que juzga y critica es que son tan subnormales que no han encontrado nadie que les quiera, por lo que no entienden que el resto seamos felices. Que cada uno tiene sus gustos, y encuentra el amor en las personas, no en los cuerpos. ¿Quiénes somos los demás para criticar el amor entre dos desconocidos?

Autor: Marisol M.

Foto destacada.