cara con acné
Amor & Polvos

Tinder Sorpresa: tranquilo, mis granos no se contagian

Cuando tienes granos desde que tienes uso de razón, llega un momento en el que o empiezas a quererte y a pasar de todo, o te hundes. En mi caso, tras mil millones de tratamientos que no funcionaban y llorar lo que no está escrito, finalmente opté por la opción coloquialmente conocida como ‘a tomar por culo lo que piense la gente’.

De hecho en mis fotos de Tinder decidí sacarme sin maquillaje, precisamente para que nadie se asombre al verme en persona. Por eso esta cita que vengo a contaros me jodió especialmente.

Hice match con un chicarrón asturiano y nos tiramos 3 días hablando. 3 días enteros, mañana, tarde y noche. De esto que la conversación no se acaba nunca, que tienes mil cosas en común, que las risas son infinitas.

Así que pusimos cita para conocernos en persona y yo iba muy emocionada porque la cosa pintaba muy bien.

Para la cita sí me maquillé. No para esconder mi acné, sino porque me gusta y me veo más favorecida con un poquito de rojo en los labios y un buen eyeliner. Como tantas otras chicas, vaya. Pero no suelo usar una base muy cubriente por lo que no tapo todos mis granitos.

El caso es que por fin nos vimos y yo noté su rechazo desde el minuto uno. ¿Sabes cuando por los gestos de alguien percibes que no quiere acercarse a ti? Pues eso sentí yo. Como si tuviera una enfermedad contagiosa y él mantuviera una distancia para no pillarla.

Como imaginaréis, la conversación no fluyó como hacía a través del móvil y a él se le notaba tan incómodo que yo misma acabé la cita una hora más tarde argumentando que estaba muy cansada.

Al llegar a casa no podía dejar de darle vueltas, y reconozco que pensé en el tema de mi acné pero me parecía un poco surrealista que el chaval me hubiera tratado así de mal por algo así. Finalmente le escribí y le dije que me daba pena que el feeling no hubiera sido igual en persona pero que le deseaba suerte y que encantada de conocerle. A lo que me respondió:

  • Eres una chica estupenda pero deberías haberme comentado tu problema de piel. Podríamos haber esperado unos días a que se te pasase antes de quedar, lo siento si te parecí distante pero esas cosas me impresionan mucho. En tus fotos no se te veía así

 

No, no le respondí. ¿Para qué? Mi problema de acné no es algo temporal, es algo que está conmigo y con lo que tengo que lidiar. Y que alguien de por hecho que debería avergonzarme de mi propia piel es algo que no voy a tolerar. Sobre todo porque me hizo sentir como una estafadora, cuando os aseguro que no lo soy y me cuido muy mucho de no parecer lo que no soy. Y por otro lado, habría bastado con que me hubiera dicho que no había feeling. El resto de la información no era necesaria, ¿no creéis?

En fin, que estoy ya curada de espanto y algo así no va a hundirme. Las granibuenas también tenemos derecho a encontrar el amor.

 

Sofía.

 

Compartir:

Login