No seré yo una experta en juguetes eróticos, pero no será por ganas ¿eh?. Empecé a usar juguetes eróticos cuando me fui de ERASMUS a Italia hace tres años. Ya sabéis la libertad de no vivir en casa de nuestros padres y poder tener juguetes sin miedo a que te los encuentren.

Pues he decidido hacer una lista de los juguetes o complementos de las relaciones sexuales/masturbación que más me han gustado en mi corta pero intensa experiencia. Aquí están los que son para mí los mejores juguetes eróticos de todos los tiempos.

 

  1. El más que conocido Satisfyer: el Ferrari de los juguetes eróticos, de 0 a 100 en dos minutos. De uso exterior es una bomba, da mucho gusto y permite la penetración a la vez, por lo que es un juguete que se puede utilizar durante el coito. Es rápido, es efectivo, es confiable… pero si tienes el clítoris algo sensible como yo, igual es demasiado intenso si lo usas así directo. Mi truco es usarlo con ropa interior o usarlo como si te dieras “golpecitos”, así variando intensidades, posiciones, etc.

mejores juguetes eróticos

  1. Huevo vibrador: pequeñito pero matón. Está pensado para introducirlo en la vagina, sin embargo, juguetear con él acariciándote los labios, la abertura de la vagina y el clítoris es muy agradable. La gran mayoría tiene un mandito para controlar el tipo de vibración una vez que ya está dentro (DEP mi mando, porque se lo quedó mi ex). Punto flaco es que a mi parecer las vibraciones son muy débiles y no se nota mucho, sin embargo al ser así pequeño, puede haber penetración a la vez. Otro punto débil, es que si no trae mando o lo tiene secuestrado tu ex, para cambiar velocidades y ritmos tienes que sacarlo, cambiarlo y volver a meterlo. Rollazo total.

 

  1. Vibrador Lucas: a este lo conocemos casi todas, es un producto estrella por algo. Es un clásico, pero resultón como un Mini. Es el típico vibrador de conejito pero con una vuelta, ya que se calienta, lo que es una sensación muy agradable y placentera. También su conejito es genial, ya que no es el típico que así duro, son dos palitos muy flexibles y que rodean tu clítoris, lo cual lo estimula mucho mejor y de manera más agradable.

Lucas te quiero

  1. Pack amateur de BDSM: a ver, esto puede parecer un poco random, pero creo que todas nos vinimos un poquito arriba con este tema por películas como 50 sombras de Gray o  libros como Pídeme lo que quieras, etc. Por lo que sea, parece que esta práctica nos resulta curiosa a muchas personas y aunque a veces la curiosidad mata al gato, en este caso yo me llevé una sorpresa al ver la locura de posibilidades que tiene esta práctica y lo que puede llegar a gustar. El pack que yo compré tenía varías cositas: látigos, bolas chinas, cuerda, plugs anales, un bocado, pinzas para pezones, esposas, máscaras,etc. La realidad es que no tienes que usarlo todo, y menos todo a la vez, pero si recomiendo probarlo porque se siente muy distinto. Usar las mascaras, no sé, lo trasforma todo como en un juego y le pone mucho morbo al asunto. El látigo, usado así, con cabeza y en un momento en el que ambos estén muy a tope, es sorprendentemente sexy.

 

  1. Vibrador triple: el completito, este es mi favorito, sin dudas. No, no te tienes que meter todo a la vez, sin embargo, el tener la cadena de bolas anales rozándote es muy morboso y al vibrar da mucho gusto. Mi vibrador tiene 3 partes diferentes y dos motores. La parte del clítoris, es un conejito como el de Lucas, doble, por lo que te rodea bien toda la pepitilla y tiene como 10 tipos de vibración y velocidades. La parte vaginal, es un vibrador curvado para tener más acceso al punto G, es suave y tiene un motor con más de 10 velocidades y tipos de vibración, lo mismo parece música clásica, lo mismo AC DC a tope. Y finalmente, la cadena de bolas anales, de diferentes tamaños, de más pequeña a más grande, usa el mismo motor que el vaginal, por lo que notas las vibraciones. Ahora sí, como todos los juguetes, tiene puntos fuertes y puntos flacos. Un gran punto fuerte es la variedad de velocidades y ritmos que tiene y la posibilidad de usar los motores por separado (solo conejito, sólo vibrador o ambos a la vez). El punto débil, es que anatómicamente creo que no está muy bien pensado, eso o yo tengo el ano más alto de lo normal…  también estaría un poco mejor si fuera un pelín más flexible.

Mi favorito de la vida

 

Hécate