CUANDO MENOS TE LO ESPERAS 7: Risas y moto

Posted In: Relatos

  • Científica empedernida
    Científica empedernida on #322922

    Hola! Aquí os dejo el siguiente capítulo de mi relato. No he podido colgarlo antes, he estado algo liada. Espero que os guste y hagais comentarios!!

    El fin de semana ha pasado un poco sin más. Últimamente no tengo muchos planes. He aprovechado para limpiar la casa, visitar a mis padres y preparar algún que otro tupper para la semana. Y Netflix. Como ya he dicho, mis planes son muy caseros, con Netflix y unas chuches soy feliz. Por lo general, intento evitar la comida basura pero no siempre tengo fuerza de voluntad. Y sí, debería apuntarme al gimnasio pero me da taaaaanta pereza… ahora que empieza el buen tiempo debería ponerme unas mallas y salir a caminar. Hace tiempo lo hacía y creo que debería retomar esa buena costumbre.

    Me monto en el metro, siempre lleno, con un sueño que me muero. ¿Cómo puedo estar cansada de no hacer nada?. Soy rara hasta para eso. Como siempre, estoy deseando que llegue la parada de la universidad para qué se bajen todos los estudiantes y nadie entre en mi espacio vital, jajaja. De repente veo un hueco y no me lo puedo creer, ¿no me digas que voy a poder sentarme y sacer mi libro? Justo cuando me siento y miro hacia la derecha veo una cara conocida, guapa y sonriente. Es Mikel. ¿Cómo puede estar tan guapo desde tan pronto? ¿y un lunes? Debe de ser un semidios.

    Se dirige hacia mí, y yo apuesto que estoy sonriendo de oreja a oreja sin darme cuenta. “Buenos días! Hoy la señorita va a querer un café rápido como el otro día?”, me dice en cuanto se pone enfrente de mí. Me siento incómoda, yo sentada y él de pie a mi lado. “hoy ya he desayunado en casa y, además, no sabes si soy señorita o no”, consigo vacilarle. Yo que no sé a veces a quien me enfrento, me suelta entre risas “qué te crees que no me he informado ya??”. Me da la impresión que todo el vagón me está mirando y empiezo a ponerme roja.

    “no te sonrojes mujer, hay cosas inexplicables en esta vida” dice risueño y yo me quiero hacer pequeñita mientras pienso en la vergüenza que estoy pasando. Menos mal que llegamos a nuestra parada. Caminamos en silencio hasta que dice que se va a por un café a donde Marga mientras yo me dirijo a la oficina.

    En cuanto llego a mi mesa, me arrepiento de no haber ido con él. Mi jefa me tiene preparada una reunión para empezar bien la semanita. Qué horror! Promete ser larga y no voy a poder escaparme. Los lunes solemos parar y comernos un pintxo de la mejor tortilla del mundo que hace Marga (que mi madre no lea esto porque también la suya me encanta).

    No me equivocaba, reunión larga y tediosa pero yo creo que productiva. Después de pasar por el baño, llego a mi mesa y cojo el móvil. “te he echado de menos”, leo debajo de Mikel y mi corazón se desboca. Le miró desde mi mesa y me hace un gesto gracioso tras el cristal de su despacho (sí, el último en llegar y tiene despacho). Me acerco y me sonríe… “hoy se te ha echado de menos en el café de media mañana, Rizos”. Mierda, ya me ha puesto mote…y encima sobre mi pelo rizado que odié durante toda mi adolescencia. Mientras dejo caer mi mandíbula, Mikel se ríe y me dice “menos mal que tus amigas hablan bien de ti”. Consigue sonrojarme aún más pero no me voy a amedrentar y desde el marco de la puerta, le saltó a modo de despedida “nadie puede decir nada malo de mí” guiñándole un ojo.

    Las semanas pasa sin pena ni gloria. Mikel y yo seguimos coincidiendo en el metro. No solemos desayunar juntos pero siempre coincidimos en el café de media mañana. Día a día se ha ido haciendo un hueco en el grupo y yo empiezo a sentir cosas que hacía mucho tiempo que había enterrado.
    Aparte de ser muy guapo (no sólo lo digo yo, todas las del Clan, estamos de acuerdo en eso), es un tío muy majo, vacilón a rabiar y siempre tiene algo que decir sobre todo anécdotas graciosas y algún que otro chiste picante. Estamos todas encantadas con él y más de una ya me ha dicho que nos ven como pareja.

    “estás loca? Es majo y ya está. Lo es con todas y no sólo conmigo. Además no sabemos si tiene novia o alguna amiga especial”, digo a la defensiva. “sabemos que está soltero de sobra y sí, yo creo que le gustas”, dice Patri. Carolina le da la razón y mi imaginación empieza volar. No lo puedo evitar. “ Y si así fuese, cosa que dudo…qué? Lo flipaís…un tío como ese fijándose en alguien como yo”, me arrepiento según pronuncio estas palabras. “Joder!, te gusta!!!, saltan Patri y Carolina al unísono. Mierda. La he cagado.
    “No se hable más, este jueves proponemos unas cervezas después del curro y lo comprobamos”, apunta Patri. Me mola la idea de las cervezas pero no sé si me gusta mucho el origen de esa quedada. Mikel me cae muy bien y no quiero cagarla con él. Tras pensármelo varios minutos, “venga, va”, termino confirmando.

    Como siempre que quedamos los jueves después del trabajo, nos reunimos donde Marga. Algunos ni pasamos por casa pero Mikel dice que tiene que pasar a ver a su abuelo y que luego se une. Jorge no se anima, me extraña porque siempre es el primero en proponer quedadas pero desde que ha llegado Mikel, está de lo más apartado pero no será porque nosotras le hacemos de menos.

    Llevamos ya un par de rondas cuando llega Mikel. Ostras, no sé si será por el alcohol pero hoy le veo más guapo. Viene con una camiseta color vino y unos vaqueros…algo más informal de lo habitual. Normalmente, a la oficina no va muy elegante pero hoy viste mucho más casual que a lo que nos tiene acostumbradas.

    Entre cervezas, tapas y risas, van pasando las horas y no puedo parar de reír. Me lo estoy pasando en grande. Será por el alcohol pero todos tenemos ese toque desinhibido y nos reímos a carcajadas de todo.

    “venga, Mikel, suéltalo…de todas nosotras quien te parece la más guapa?”, suelta a Patri de repente. Y yo pienso, “la mato. Primero termino mi cerveza y luego la mato. No tiene vergüenza”. Todas parecen interesadas en la respuesta de Mikel que se hace el interesante. “ya sabéis que mi preferida es la Rizos, me tiene loco perdido”, suelta mientras yo casi me ahogo con mi cerveza. Todas ríen pero él se me queda mirando esperando mi contestación.
    Me quedo paralizada pero las demás no se percatan de ello y doy gracias a que alguien comenta que se va para casa. Es el momento de marcharnos todos. Cada uno se va por su camino y Mikel y yo nos encaminamos hacia al metro.

    “dónde vas?”, me pregunta de repente. “al metro, no?”, le contesto mientras me río de su absurda pregunta. “Rizos, el metro ha terminado hace hora y media”, miro el reloj y confirmo que tiene razón. “Anda, tranquila, que te acerco yo…suponía que nos íbamos a liar y he venido en moto”. Le miro con cara de estupefacción y se corrige “perdón, me he expresado mal…que se nos iba a hacer tarde”. Mi corazón vuelve a latir porque se me había parado.
    Nunca he ido en moto pero no se lo digo a Mikel por vergüenza. Me agarro fuerte a él y no quiero abrir los ojos. Así es más fácil que otros sentidos se agudicen. Joder, qué bien huele. Se ha puesto una chaqueta de cuero que le queda de muerte y me siento genial cuando aferrándome a su cintura, acaricia una de mis manos.

    Creo que me está diciendo algo pero con el viento y el casco no consigo entenderle bien. Me siento ridícula porque asiento a modo de confirmación sin ni siquiera saber de lo que me está hablando.

    Llegamos a mi portal y muy educadamente, le pregunto si quiere subir… llevaba pensando todo el camino si planteárselo o no pero por simple educación. “Lo siento Rizos, me encantaría pero mañana madrugamos”, asiento con la cabeza y creo que no puedo ocultar la decepción en mi cara “pero no te preocupes que otros día dejo que me invites a cenar, todas dicen que eres muy buena cocinera”, me dice mientras me guiña un ojo. “qué mentirosas”, pienso para mis adentros.

    “entonces, lo del sábado te parece bien?”, “perdona?”, le miro sorprendida. “Joe, Rizos, te acabo de preguntar si tenias planes para el sábado porque necesito que me hagas un favor y me has dicho que sí”.

    Yo le sonrío pero no tengo ni idea de lo que me habla. Bueno, por lo menos sé que el sábado haré algo más aparte de ver Netflix.

    Respuesta
    Ana GR
    Ana GR on #323149

    Me ha encantado, como siempre! Me estoy enamorando de Mikel…qué favor quiere que le haga??? Ay, madre

    Respuesta
    Beatriz
    Beatriz on #323770

    Lunes y capítulo nuevo. Me has amenizado el camino a la ofi

    Respuesta
    Cuttlefish
    Cuttlefish on #329528

    Ayss qué ganas de saber más!! Tienes que seguir escribiendo, sin duda!!!!

    Respuesta
    Maleficent
    Maleficent on #332097

    Me encanta, ¿cuándo el próximo capítulo?

    Respuesta
    Científica empedernida
    Científica empedernida on #332484

    Ando algo liada. Espero tenerlo para la semana que viene…

    Respuesta
Viendo 6 publicaciones - del 1 al 6 (de un total de 6)
Respuesta a: CUANDO MENOS TE LO ESPERAS 7: Risas y moto
Tu información:




Login