He venido a contaros mi relación con la comida

  • Cabra
    Cabra on #271378

    Fui un bebé difícil de alimentar, no comía. Vómitos neonatos y lloros maternofiliales hasta dar con la causa: intolerancia a una proteína de la leche materna. La abstinencia no duró mucho, con 6 años ya estaba por encima de la media del peso de mis compañeros de clase.
    Con unos 7 años de edad una gastroenteritis duradera vino acompañada de una frase que venía a sugerir que no pasaba nada por perder unos quilitos. No recuerdo los labios que la pronunciaron; solo sé que, cuando mi cabeza casi no alcanzaba la pileta del baño para expulsar ácidos estomacales, un adulto respaldó lo que ya comentaban en el colegio. Estaba gorda.
    Desde entonces siempre recuerdo periodos de “estar a dieta” a pesar de que siempre había llevado una alimentación variada y natural. Pero adoraba comer y el tejido adiposo fue gramo a gramo ganando espacio en mi cuerpo infantil. Seguía siendo la gorda y llegados a este punto de mi vida, ya era una palabra con connotaciones negativas.
    En los últimos años de la educación secundaria temía suspender educación física y decidí apuntarme a un gimnasio y controlar lo que comía. Bajé unos 20 quilos en un año: más de una hora de ejercicio al día en etapa de crecimiento e ingiriendo la mayoría de los días alrededor de 1000 kcal.
    En esta época conocí a la que ahora ya considero mi compañera de vida: la ansieda. Tan cercana a mí como yo misma, descubriendo poco a poco todas sus formas de manifestarse. La que ahora nos atañe: los atracones. La vigorexia y la culpa de comer me llevaban a los vómitos. No necesariamente inducidos, el propio malestar psicológico los probacaba.
    Todo eran alagos por mi nuevo aspecto y estilo de vida.
    Con los años fui recuperando mi tejido adiposo, de forma bastante paulatina: subes 4 dejas 3, coges 5 y bajas 2. Hay épocas en las que la ansiedad me lleva a los atracones y alguna vomitona por empacho. Otras en que la canalizo en el deporte y la cuenta de calorías.
    He estado bien emocionalmente y con mi aspecto teniendo un IMC que indica obesidad, mal estando en mi peso “saludable” y viceversa.
    No escribo esto para pedir ayuda, ni consejo, ni para que nadie se compadezca de mí. Cuento una experiencia para desahogarme y por si sirve de algo a otras personas.
    Asumo que mi problema es mi relación con la comida, y cada día me levanto con la intención (algunas veces más firme que otras) de mejorarla.
    Pido a quien lea esto que deje de elogiar los cambios físicos de la gente si no están completamente seguros de que será bueno para la persona en cuestión. Recordemos que la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades.

    Respuesta
    Loversizers
    Jefe de claves
    Loversizers on #271468

    Bien dicho!

    Respuesta
    Sara
    Sara on #312715

    Me pasa exactamente lo mismo, pensaba que era un bicho raro porque tengo amigas que como yo les sobran unos kilillos y se pegan atracones pero luego ni vomitos ni nada. Yo pase por lo mismo toda primaria fui la gorda y en la eso pam adelgace hasta el punto de quedarme esqueletica, y sinceramente aun asi yo ahi me veia gorda nunca me he sentido agusto con mi cuerpo, luego poco a poco con los años he ido recuperando kilos y kilos pero yo me veo bien osea se que me sobran kilos pero me gusta tener curvas me parecen bonitas no se pero cuando alguien me suelta la de buah es que con 5 kilitos menos estarias perfecta o antes eras una muñequita… Hace que cada noche me acueste pensando va mañana empiezo la dieta cosa que nunca acabo pq al final me entra una ansiedad tremenda me como media nevera y poto y asi es un ciclo vicioso.
    Me encantaria saber como tener una buena relacion con la comida pero mientras tanto al menos me consuela saber que no soy la unica q le pasa.

    Respuesta
Viendo 3 publicaciones - del 1 al 3 (de un total de 3)
Respuesta a: He venido a contaros mi relación con la comida
Tu información:




Login