Infinitamente agradecida… y también triste