Jugando con la ley. Cap 3. Un sirope y escalofríos.