La culpa siempre es de la «EX»