Odio eterno a los fines de semana.