Reflexión de medianoche

  • ANITA
    ANITA on #214623

    Hoy, vengo a recuperar algo que surgió en mi mente hace varias semanas. Algo que escribí hace aproximadamente un par de meses.
    Mi reflexión empieza diciendo esto: soy una chica, tengo 24 años y mido 1’58.

    Desde que era adolecente pesaba bastante más de lo que debía y estaba gorda. Lo reconozco. Me miraba al espejo y me daba vergüenza mirar lo que la imagen me devolvía. Sin embargo, yo misma me había hecho creer que no podía evitar todos esos momentos en los que mis acciones me llevaban a mantener ese peso que yo misma no consideraba adecuado.
    Por aquel entonces, los chicos que habían pasado por mi vida sólo se habían interesado en una cosa: una amistad. Esa era su frase favorita: seamos amigos, eres muy simpática, sabes escuchar…
    Ésas eran las frases estrella.

    Hace 12 meses pasé por (hasta el momento) una de las situaciones más complicadas de mi vida con un chico… y hace 9 meses empecé a perder peso a marchas forzadas por esa misma razón. Sentía los nervios en el estómago que me impedían comer la cantidad que solía creer necesitar y las cantidades de dulce, chocolate, snacks… que solía ingerir. Cuando me quise dar cuenta, me servía mucha menos cantidad en todas las comidas del día, todaos los extras dulces que tomaba anteriormente ya no me apetecían. Tenía suficiente con menos cantidad de comida, no me apetecían los atracones de dulce que solía darme y, aparte, quemaba muchas más calorías diariamente.
    Hace 9 meses yo pesaba 80kg y a día de hoy peso 63kg.
    17kg después puedo decir que he perdido 2 tallas de pantalón y hasta la cara me ha cambiado.
    Sin embargo, algunas demostraciones del género contrario siguen dejándome anonadada.
    Durante mi pérdida de peso, y a medida que ésta se hacía más notable, han ido aparecido muchos chicos/hombres haciendo hincapié en el sexo. Muchos de ellos me han hablado de sexo sin ni siquiera conocerme, tal como hace un tiempo hablaban de amistad. Al negarme yo, me dijeron que era eso o nada. Que sólo pretendían eso y que si era un No, no había nada más que ellos quisieran. Ni siquiera darnos la oportunidad de saber del otro más que el nombre…

    Parece ser que a mi yo de 80kg sólo podían verla como una amiga debido a sus dimensiones corporales y a mi yo de 63kg sólo pueden verla como algo sexual debido a las nuevas.
    Y es algo que me deja algo molesta y me hace ver lo superficial que es la sociedad en la que vivimos. Que se nos llena la boca al hablar de tolerancia, de igualdad, de respeto y todas esas cosas que hoy en día suenan tan bien… y luego para mucha gente son meras patrañas y bulos absurdos. Gente que, con un par de palabras han dejado claras sus intenciones.

    Obviamente no hablo de todos los hombres en general. También ha habido algunos que realmente han querido saber qué había debajo de mi aspecto y que, al conocerme, se han podido hacer una idea mejor de cómo soy y luego han podido hablar y decidir qué era lo que había. Y por suerte, han alabado algunas otras cualidades que poseo (y también han conocido mis defectos, por supuesto).
    Sé que me diréis que eso no es sólo común entre hombres sino también entre mujeres… Pero dejadme que aclare que yo hablo de mí experiencia. Sólo puedo hablar de mi cuerpo, de cómo ha cambiado y de cómo han cambiado las reacciones de los hombres que me he encontrado a lo largo del tiempo. Y sí sé que muchas mujeres actúan de la misma manera pero en mi caso, que no se ha dado esa situación, no puedo hablar por experiencia.

    Por eso me gustaría decir algo, para todo aquel que lo lea: Conoced a la gente. Hablad con ellos, interesaos por ellos y sabed más de alguien antes de haceros una idea probablemente equivocada. Dad la oportunidad a las personas de demostrar de lo que son capaces antes de encasillarlas en una categoría solamente por cómo lucen por fuera. Podéis de repente descubrir a personas que son verdaderos diamantes y que habríais pasado por alto de no haber actuado de esa forma.
    No juzguéis a alguien por su físico ni por la ropa que lleva ni por llevar tatuajes o cosas por el estilo. Que sí, que en algún momento todos hemos caído en esa costumbre y muchos nos hemos dado cuenta con un par de conversaciones de la mala idea que nos habíamos hecho de alguien… Evitemos esos prejuicios innecesarios.

    Respuesta
    Maria
    Maria on #219020

    Pasé varias veces por lo mismo, y al final me planteo si cualquier relación estando en peso normal que tendré será por mi persona o mi físico. O aún peor, tengo una tendencia brutal a engordar, si estas personas desaparecerán cuando vuelva a pillar, que es algo más que posible.

    Respuesta
Viendo 2 publicaciones - del 1 al 2 (de un total de 2)
Respuesta a: Reflexión de medianoche
Tu información:




Login