Vida sana

5 ideas para evitar el síndrome del culo congelado

Se acerca el invierno y las buenas olas de frío. Temporada de encender los radiadores y pegar nuestros culos a ellos. Yo no tengo amiga que según ve un radiador se resista a arrimar el pandero al venir de la calle. Parece que hasta que una no ha regulado la temperatura traseril como que no se queda a gusto.

 

¿Por qué será que, nosotras mujeres, padecemos del síndrome del glúteo glacial? Pues aparentemente es una cuestión de grasa, que dónde la hay la sangre no pasa; o eso me cuenta Mr Google, claro que el motivo me importa más bien poco; yo lo que quiero son soluciones para tener un pandero contento y compartirlo con vosotras, hermanas del pompis de hielo.

He de decir que la búsqueda en internete no empezó demasiado bien. Yo había pensado que debían de existir un tipo de braguitas japonesas, (porque niña, es que allí lo inventan todo) ,  con pelo de peluche para abrigar las nalgas; y todo lo que encontré fue un montón de resultados de porno. Claro, bragas trasero caliente…. En fín.

Después de echar unas risas gracias a mi fantástica combinación de palabras para el motor de búsqueda, afiné un poco más la puntería y la creatividad, y por fin conseguí algunas ideas para mantener el calor glúteo:

 

1. Bragas o shorts termales.

Si querida, termal es la palabra que evita que te salga porno en Google (o al menos en las primeras páginas, seguro que a alguien le pone muy cachondo la ropa interior  de cuello a tobillo de dos centímetros de grosor, así como al estilo medieval). Este tipo de ropa suele tener un porcentaje alto de lana combinado con poliésteres. Teclea Thermal Clothing en tu buscador para encontrar desde camisetas a leggings interiores para no pasar miguita de frío.

 

2. Calentadores de manos en tus bolsillos traseros.

¿Conoces esos discos que tras doblarlo liberan calor por entre 6 y 12 horas? Los hay de un solo uso como reciclables. Un día de salida campestre esta bien tenerlos si el frío aprieta.

3. Hacer ejercicio con una capa extra.

Si sales a correr y ya te has calzado tus leggings, ¿por qué no añadir una falda por encima? Ya lo llevaste en los noventa, ahora unos poquitos años después es otra capa de tela sobre tu trasero que no te va a limitar en movimiento.

 

4. Con falda y medias, doble braga.

Yo tenía una amiga que siempre lo hacía: braga, panties, braga. ¿ Por qué? Mi amiga era más larga que un día sin pan, así que las medias la solían quedan de largo más bien justito, así que ella se metía otra braga por encima para evitar que las medias fueran para abajo. A mí me parece un trucazo, y además mantienes la temperatura en las zonas importantes.

 

5. Por supuesto, vaqueros con tops que tapen, parkas en vez de bombers…

 

Y tú, ¿qué trucos tienes para que no se te hiele la rabadilla?

 

Compartir:

Login