Vida sana

ASMR: En busca del orgasmo mental perfecto

Hace poco menos de un año andaba yo golisniando (expresión canaria que significa, básicamente, cotillear) el interesante mundo de youtube en una terrible noche de insomnio y aburrimiento cuando, de repente, este video apareció en mi pantalla:

Al principio mi reacción fue un poco de WHAT: ¿Qué hacía esa mujer dándole un masaje a una almohada vestida? ¿Por qué hablaba en bajito mientras lo hacía? La curiosidad me mató, así que decidí ver el video entero. Y, de verdad lo digo, las sensaciones que me hizo sentir ese video fueron tan tremendamente brutales como las que me deja un buen polvo con orgasmo incluído.

¿Qué era aquella magia negra? ¿Quién se había metido en mi habitación de incógnito a hacerme el mismo masaje que le estaba haciendo aquella tía a la almohada vestida? Me fijé en el título del video y allí estaba, en letras mayúsculas, la respuesta a todas mis preguntas: ASMR.

Pongámonos técnicos: si desglosamos las letras ASMR obtenemos Autonomous Sensorial Meridian Response, que si traducimos significa Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma. Todas estas palabrejas raras se reducen en un neologismo que hace referencia a un fenómeno biológico caracterizado por una placentera sensación de hormigueo que se siente usualmente en la cabeza, el cuero cabelludo u otras regiones periféricas del cuerpo como respuesta a varios estímulos visuales, auditivos y cognitivos.

Sé que esta explicación parece muy complicada y técnica, pero en realidad estas reacciones son muy sencillas: nuestro sistema sensorial responde enviándonos cosquilleos y escalofríos muy placenteros al ver a personas realizando ciertas acciones o al escuchar algunos ruidos concretos. Hay personas que comparan el placer de estas reacciones con el de un orgasmo, hablando de ellas como “orgasmos mentales”, y yo puedo asegurar que sí, son casi tan placenteros como un buen orgasmo.

photo-original

El ASMR se utiliza, mayoritariamente, como técnica de relajación o para conciliar el sueño. Si bien es cierto que no todas las personas lo experimentan (el por qué no está estudiado aún), las personas que si lo hacen pueden pasar de un estado de insomnio insoportable a dormir como un bebé tras una buena sesión de sonidos y acciones concretos.

Ahora bien: ¿cómo experimentar estas sensaciones tan geniales? Fácil, rápido y gratis: internet. En la red hay muchiiiiiísimos canales de youtube, blogs y páginas especializados en ASMR. Youtube, de hecho, es el paraíso para las personas que experimentamos esta respuesta sensorial: cientos y cientos de canales con cientos y cientos de videos distintos que pueden causarte una mayor o menor sensación de placer según cuál elijas ver.

Te invito, de verdad de la buena, a que pruebes con diferentes tipos de videos, ya que no todos causan las mismas sensaciones ni al mismo nivel. Puede que con el primero que veas no experimentes nada y que el segundo o el tercero sean brutales.

Y para que te sea más fácil probar, aquí te dejo algunas categorías y videos que podrás encontrar en el mundillo del ASMR.

Masajes:

En estos vídeos vemos a personas haciéndole algún tipo de masaje a otras personas: en la espalda, en el cuello, en la cabeza… Si consigues un nivel de concentración bastante alto podrás llegar a sentir como si, en realidad, ese masaje te lo estuvieran dando a ti.

Binaural Sounds (sonidos binaurales):

Para entender estos vídeos necesitamos antes una pequeña clase teórica acerca de la audición: la información que nuestro cerebro recibe de cada uno de los oídos es diferente ya que ambos están físicamente separados entre sí por la cabeza. Esta diferencia en la situación de los oídos es la que le permite al cerebro localizar la fuente sonora. La escucha binaural se basa en esta teoría así que en este tipo de vídeos hay dos micrófonos diferentes: uno se encarga del sonido que llega a nuestro oído izquierdo, y el otro del que llega al derecho.

Crinkle Sounds (sonidos «crujientes»):

Probablemente mis favoritos y los más tontos, de estos que más te vale que nadie te pille viendo. Los protagonistas de estos vídeos son ruidos «crujientes», como de bolsas de plástico o arena. Unas manos cogen esos objetos que hacen esos ruidos y los tocan, los mueven o los aprietan para que suenen de distintas formas.

Tapping (golpecitos) & Scratching (arañazos):

Igual de tontos que los anteriores, siguen la misma dinámica: dar golpecitos y arañar sobre diferentes objetos para crear así diferentes sonidos.

Roleplays (rol):

Esta vez el que hace el vídeo adquiere un rol concreto: médico, dentista, maquillador, peluquero… Y lo ejerce como si tú mismo fueras el cliente. Mezcla la escucha binaural con otros tipos de vídeos como los de masaje.

 

IMPORTANTE: Para experimentar al máximo las sensaciones que te puede ofrecer el ASMR es importante que escuches todos estos vídeos con auriculares y que estés en una habitación cómoda e íntima sin ningún otro ruido externo que moleste, ya que la concentración es súper importante. Si puedes, túmbate en una cama o siéntate en algún sitio que sea muy cómodo, verás como así el nivel de relax es aún mayor.

Compartir:

Login