PORQUE ME GUSTA QUE SE ME CORRAN EN LAS TETAS.

Esa va a ser nuestra respuesta a partir de ahora a cualquiera que nos haga esa pregunta o cualquiera de sus variantes.

La respuesta es de la gran Malibú, la puso en Twitter y nos enamoramos profundamente.

Hay TANTAS cosas mal en la gente que OSA hacer ese tipo de preguntas que no sé ni por donde empezar.

  1. ¿Por qué tengo que ser madre?
  2. ¿Por qué tengo que ser madre con X edad?
  3. ¿Por qué das por supuesto que me interesa lo más mínimo tener hijos?
  4. ¿Por qué esto no se le pregunta a los señores?
  5. ¿Por qué se incluye eso de ‘todavía’?
  6. ¿Por qué a alguien le puede interesar eso?

O sea, es que qué más te da a ti que yo tenga hijos o no los tenga. Es que quién eres tú para venir a mí y preguntarme sobre algo como la maternidad, porque se da por sentado que las mujeres tenemos que ser madres, que lo tenemos que ser jóvenes y que tenemos fecha de caducidad.

De verdad que llega un punto en la vida en la que te cansas de ser educada, de ser poíticamente correcta y de tener que dar explicaciones a gente que te la suda sobre cosas personales que a nadie le interesan. Así que hemos tomado la decisión de cada vez ser más bordes, más secas y más cortantes, a ver si así dejan de hacernos preguntas de mierda que a nadie le interesan.

Aquí desde WeLoverSize hemos hecho un recopilatorio de distintas respuestas que dar a esa pregunta:

  1. No he podido tener hijos porque no sabría frenar el instinto de comérmelos.
  2. Porque no me sale del coño.
  3. La verdad es que no tengo ninguna intención de compartir Disney+.
  4. Siempre he sido más de gatos.
  5. No estoy dispuesta a compartir mis croquetas cuando crezcan.
  6. Porque soy estéril.

Después de esta última te pones a llorar dramáticamente, la idea es darles una respuesta que les haga sentirse TAN incómodos que no se vuelvan a plantear volver a preguntárselo a nadie nunca más.

Mientras tanto, disfruta de tus cactus, tus gatos, tus bizcochos o tu Netflix, no hemos venido a la tierra solo a ser madres, aquí cada una elige su camino y con mantenernos a vivas a nosotras mismas ya tenemos más que suficiente.