guapa de cara
  • Querido diario

    Con lo guapa que eres… de cara

    Share on Facebook24,772Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Si hay una frase que me han repetido una y otra vez a lo largo de mi vida es la de ‘con lo guapa que eres de cara’ en todas sus variantes. Variantes que van desde el ‘si adelgazases un poco, con lo guapa que eres de cara…’ al ‘a ver, no tienes un cuerpazo pero eres guapa de cara’. 29 años escuchando una y otra vez la diferenciación disfrazada entre los rasgos de mi careto y mi cuerpo serrano y proviniendo de interlocutores varios: te lo dice tu tía abuela, tu amiga de la infancia o el chico de turno con poco tacto.

    curvy guapa de cara

    Yo no sé si la gente es consciente de que la frase ‘eres guapa de cara’ se rellena mentalmente con la segunda parte: ‘pero fea del resto’. Es una omisión absurda, se sobreentiende que de cuello para abajo estás peor de lo que deberías para ir a juego con tus rasgos bonitos.  Y da igual quién te lo diga o la entonación de la frase. La segunda parte va implícita y algo que podría ser un piropo se convierte casi al momento en una ofensa para el que la recibe. Volvemos entonces al dilema que ya comentamos en su día de la aparente incompatibilidad para ser gorda/gordita/rellena/jamona y estar buena.  Nuestro entorno se ve incapaz de decirnos ‘eres guapa’, sin rodeos, sin peros. Con el ‘guapa de cara’ se aseguran quedar bien pero a la vez recordarte que si quieres aspirar al pack completo, al guapa a secas, tendrás que perder unos kilos.

    curvy guapa de cara 2

    Te miran como si no tuviera perdón de Dios que con la cara que tienes no uses una 36. Te miran con pena como pensando ‘es una lástima que con esos rasgos te hayas abandonado, podrías ser mucho más de lo que eres’. Si estás gorda y eres poco agraciada, nadie dice nada. Pero si te sobran kilos y eres mona, la gente se apropia de la licencia para comentártelo con la naturalidad que les da pensar que solo por decirte que no estás tan mal están haciéndote feliz. La gente se olvida de que la única que manda y decide sobre tu cuerpo eres tú y por lo tanto tú decides si estás contenta con cómo estás o te apetece cambiarlo.

    ¿Os ha pasado alguna vez? ¿Qué sentís cuando la gente os dice frases de este tipo? ¿Creéis que esto le pasa solo a la gente con unos kg de más o también con gente bajita o calva? ¡Queremos saber vuestra opinión!

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Elena Devesa

    Periodista del 84. Coleccionista de todo aquello digno de coleccionar. Felizmente rodeada de música, moda y libros, muchos libros. Adicta a la actualidad y experta en adelantarse a los acontecimientos.

    

    Login