Masturbation-Myths-1440x810
  • Sex & Love

    16 mitos sexuales que deberíamos olvidar YA

    Share on Facebook194Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Cuando no se invierte en educación sexual pasan estas cosas… tenemos cientos de mitos sexuales tan interiorizados que damos por ciertas cosas que mira NO.

    Las mujeres no nos masturbamos.

    Nunca jamás, eso de la masturbación es solo cosa de hombres y no queremos que nos salgan pelos en las manos ni quedarnos ciegas. Y tampoco vemos pornografía. YA, CLARO.

    giphy (1)

    Todas las mujeres tenemos vagina y todos los hombres tienen pene.

    No amichis, la identidad de género y los atributos sexuales son dos cosas distintas que a veces concuerdan y a veces no. Otro error muy generalizado es pensar que todas las personas transexuales quieren someterse a una operación de reasignación de sexo para sentirse completas y no es así.

    La virginidad es algo demasiado importante como para “dársela a cualquiera” y solo depende de la rotura del himen con penetración.

    El tema de la virginidad es otra construcción social que pretende atribuir una pureza casi divina a las mujeres. Pues amigas, la virginidad tiene la importancia que cada una quiera darle, fin.

    giphy

    Si usas muchos vibradores puedes perder sensibilidad en la zona genital.

    FALSO.

    Los hombres tienen más necesidades sexuales que las mujeres.

    Una de las grandes mentiras de la humanidad que ha servido como excusa para abusos sexuales, para comportamientos masculinos extraños y para justificar la cultura de la violación. Las necesidades sexuales no dependen del género (más allá de los patrones aprendidos, claro), depende de cada persona individual.

    Una relación sexual completa tiene que acabar con penetración.

    Este coitocentrismo es otra de las grandes falacias de la vida. Anda que no habrá prácticas sexuales molonas al margen del metesaca…

    giphy (3)

    A las mujeres nos gustan más los preliminares que el sexo en sí mismo. 

    Como si los mal llamados fuera algo al margen de la relación sexual o algo.

    Si eres mujer y te gusta mucho el sexo eres una guarrilla y una ninfómana, pero si te gusta poco eres una monja y una frígida.

    MIMIMIMIMIMIMI.

    Por detrás solo salen cosas, nunca entran.

    Pues no, queridas. Por detrás se pueden hacer muchas cosas, si te gusta claro.

    giphy (2)

    Cuantas más parejas sexuales (y ocasionales) tengamos más liberadas sexualmente estamos.

    Norl. La liberación sexual es follar cuando y con quien queramos.

    El objetivo de una relación sexual tiene que ser siempre el orgasmo y si es simultáneo mejor.

    Ay, mira, qué rollo. Una relación sexual son muchas más cosas que un orgasmo. Que oye mira, si te corres chachi, pero los beneficios del follar van más allá de correrse.

    A los hombres heterosexuales no les gusta el sexo anal porque eso es de “maricones”.

    ERROR. Y si un señor te viene con este argumento HUYE. El sexo anal no tiene nada que ver con la condición sexual. Como dije antes: o gusta o no gusta, no hay más.

    giphy (5)

    La homosexualidad es sinónimo de promiscuidad.

    Topicazo al canto. Curiosamente conozco a más promiscuos heterosexuales que homosexuales. Fíjate que me da por pensar que el tema de la promiscuidad tiene más que ver con la masculinidad y con la educación sexual recibida por ser hombres. A lo mejor estoy loca ¿eh? O a lo mejor resulta que el tema de la promiscuidad es como lo del sexo anal y lo de las necesidades sexuales, que depende de los individuos y ya está.

    Lo natural y lo normal es tener deseo sexual.

    Ahí, bien de invisibilizar la asexualidad.

    Las personas mayores no follan.

    El sexo es algo reservado exclusivamente a la juventud, no te jode.

    Se puede descubrir el tamaño del pene observando el tamaño de los pies, de las manos, de la nariz o whatever.

    ¡JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!

    giphy (4)

     

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Beatriz Romero

    Politóloga y divina. Defensora a ultranza de la cultura popular y del pecho grande y natural. Sufro de la terrible enfermedad de lo cuquis pero intento llevarlo con dignidad.

    

    Login