tocar_teta_disimuladamente
  • Sex & Love

    Queridos chicuelos: no sabéis tocar las tetas

    Share on Facebook1,217Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    A veces cuando os ponéis en modo teta algunas tías solemos pensar ♫ esto no se toca, quita. Con esto no se juega, dale ♫ Aunque esto sí se toque y con esto sí se juegue. Pero es que… señoras, señores, miembros del jurado, queridísimo público, excelentísimo alcalde, señora jueza, avemaríapurísima señor cura… no sabéis tocar las tetas.

    Ya, ya sé que os flipa tocar teta por su delicada textura, esa suavidad, por esa respuesta inmediata tan agradecida, porque huelen bien, porque son vistosas y agradables de ver, por su tremenda adaptación a la mano ajena, por su facilidad de inmersión en otras bocas, por estar tan a mano, por dejarse querer tan bien. Es normal, lo entendemos. Somos conscientes de este don curvilíneo que la naturaleza nos ha dado. A nosotras también nos gusta mirar y tocar nuestros turgentes pechos, pero nos gusta bien.

    Por eso, porque quizás no lo sepáis y para que os facilite la existencia, os vamos a explicar QUÉ NO SON las tetas:

    1. Las tetas no son la radio de tu coche. No funcionamos de izquierda a derecha. No llames tanto al timbre del amor o te llevarás un portazo en la cara. Ya sabemos que molaría muchísimo que al sintonizarnos sonase un temazo en estéreo, pero no. 200
    1. No son pelotas anti estrés de espuma de goma. Olvídate. Vale que tienen forma parecida y puede desestresar al sujeto y al sujetado, pero no. Ya sabemos que es un vicio incontrolable pero no te obsesiones apretando o te llevarás un guantazo.

    200 (1)

    1. Tampoco son una ubre. Todos sabemos las similitudes ubre-teta pero normalmente, no suele ser el caso. Si quieres leche, sácate todos los dientes, redúcete unas cuantas décadas o ve a la nevera, lo que prefieras. Ya sabemos que en estos casos vuestro instinto animal se fusiona con el niño que lleváis dentro, pero no. Succionar con hambre nunca fue una buena idea.
    1. Las tetas no son medias naranjas en un exprimidor. You have the power pero cuidao. Crees que nos gusta que muerdas la naranja, pero no. Y si vas a morder, que sea en plan risa. Relaja amigo.

    200 (2)

    1. No son un helado derritiéndose. Ya, ya sé que como concepto es muy atractivo, pero tranquilo que no nos vamos (de momento). Hay tiempo. No hace falta que juegues al perrito de Ricky Martin con nuestras tetas. Deje ya de relamer, copón. Rechupetear está bien un rato, pero oye, sal de tu zona de confort y lánzate a descubrir nuevas parcelas corporales.

    200 (3)

    Querido visitante amante de los terrenos montañosos, las tetas tienen sentimientos. Acérquese despacio, trátelas bien, cuídelas, hábleles bajito, póngales música, tóquelas con mimo, riéguelas… no, espera, eso no. Bueno, ¡sííiiiii! Haz lo mismo que a ti te gustaría que le hiciesen a tus gemeliers del sur.

    Las tetas son seres extraordinarios, únicos. Los besos no se sienten igual que en la boca, los mordiscos poco tienen que ver con los del muslo, los lametones nada se parecen a los del cuello o las palmaditas a las del culo. Ponte en modo teta y olvídate de todos tus trucos de mágica.

    El  protocolo de actuación es muy sencillo: Bésame despacio que tengo prisa.

    Autor: Paula  @kuluska

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Loversizers

    Este post está escrito por un colaborador puntual de WeLoversize. Si tienes algo interesante que contarle al mundo, puedes enviarnos tu textos y propuestas a [email protected]

    • vincenzolaguardia

      El problema es que muchos heteros dicen gustarles mucho las tetas, pero
      en realidad no es así, sólo le gustan los pechos marcados y escotados de
      las delgaditas que van en top o camiseta de tirantes (una 90 C como mucho). Esos son los que
      miran y tocan una o dos veces y ya, pero para los que somos filomamarios de pro como yo, la gran belleza pectoral natural es como la fuerza del jedi al
      fan de star wars. El pecho hay que mimarlo, mamarlo, chuparlo, lamerlo,
      tocarlo, acariciarlo, pellizcarlo (suavemente, no seamos brutos), que
      los diez dedos hagan un baile sobre los seños, no hay nada más precioso
      que ver un gran pecho tapado por un sexy sujetador (y carísimo) de talla
      grande…bueno, sacar esa teta por el balcón y ver ese pezón dormido y
      bello para deleite de nuestras afortunados retinas… ese pezón hay que
      hacerlo bailar entre nuestra lengua o los dedos, una danza de los mil
      sables hasta que se vaya transformando a la dureza del adamantium de las
      garras de lobezno, si esa mutación se produce en tu boca mucho mejor. Y
      si eres perverso, el introducir los dos pezones en tu boca mola más, y
      si ella quiere almacena ese pezón entre tu boca y la de ella…Mi
      debilidad agarrar con ambas manos las tetas por detrás bajo la ducha
      antes de desayunar… y si ya nos ponemos exquisitos el noble arte del coito intermamario que era el preferido de Howard Hughes…

    • Sophia

      Tema delicado tocado con mucho humor!! Me he reido mucho y sentido identificada con muchas cosas!!

    • Ana Cañizares

      Jajajaja me meo con este post, hay algunos que lo hacen mal muy mal, yo estuve con uno que creía que mis tetas eran un filete, del bocado que me dio me salio un cardenal que me duro un mes casi, no se llevo una buena ostia de milagro

    • Ezequiel

      Pues yo no se a que tipo de chicos les dejáis que os toquen las tetas, pero yo soy chico y te aseguro que casi todas les encantaba como se las tocaba e incluso me han pedido de hacerlo mas a menudo. Evidentemente uno no nace sabiendo y al igual que vosotras no nacéis sabiendo masturbar en condiciones a un hombre, que aveces os ponéis en modo caja de cambios y os creéis que somos coches de Rally pasando de 1 a 4, evidentemente siempre va a haber una primera, segunda y tercera metedura de pata. Es solo mi humilde opinión ahora que nadie se pique xD

    

    Login