maxresdefault
  • Vida sana

    Sufrir dermatilomanía

    Share on Facebook40Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    La Dermatilomanía (en inglés compulsive skin picking) (también conocido como escoriaciones neuróticas, pellizcado cutáneo patológico, pellizcado cutáneo compulsivo o escoriación psicógena) es un trastorno del control de impulsoscaracterizado por el impulso repetitivo de rascar, pellizcar o excoriar la propia piel, y que suele provocar lesiones. La investigación ha sugerido que la necesidad compulsiva de rascar es similar al trastorno obsesivo-compulsivo, pero otros argumentan que es más parecido a un trastorno de adicción. Las dos estrategias principales para el tratamiento de este trastorno son la intervención farmacológica y la conductual.

    He vuelto a tener una crisis, no hay explicación para ello. Simplemente estaba yo en el baño lavándome la cara para aplicarme mi cremita después, cuando de repente me he dado cuenta de que me he hecho polvo la cara. No es la primera vez señores y déjenme que les explique mi problema ya que la vergüenza es tal que jamás me atrevería a contarlo en voz alta.

    Tengo (tenía) una piel maravillosa, siempre la he tenido, sin una sola imperfección suave y fina como el culito de un bebé. Hasta aquí todo bien, algo bueno tenía que haber en mí. La cosa es que desde hace unos 4 años (sí, 4 años), me descubro haciéndome heridas en la piel buscando granos y puntos negros que no existen hasta tal punto de hacerme sangrar. Por supuesto esto ha derivado en crearme infecciones y por lo tanto pequeños granitos y marcas terribles.

    Sé que está mal, muy mal y soy consciente del daño que me hace pero juro que no lo puedo controlar, es cómo un atracón de comida, apenas te das cuenta de lo que estás haciendo hasta que te sientes satisfecha o en mi caso hay algo de sangre por en medio. He podido darme cuenta que cuando tengo atracones no me “pellizco” tanto la piel y al revés. Puede que sea ansiedad, quién sabe, pero ya no sé qué hacer. Puedo estar semanas sin tocarme la cara y de repente me descubro haciendo lo impensable hasta hacerme daño.

    ¿Soy la única? ¿Cómo puedo mejorar esta situación?

    Foto destacada

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Loversizers

    Este post está escrito por un colaborador puntual de WeLoversize. Si tienes algo interesante que contarle al mundo, puedes enviarnos tu textos y propuestas a [email protected]

    • Cloette

      Mi caso es similar pero en diferente zona del cuerpo, centrandome en el cuero cabelludo. En parte es una “suerte” ya que queda oculto por mi pelo, pero en ocasiones las heridas son tan grandes que no hay mechon suficiente para ocultarlas.
      Sinceramente no recuerdo bien cuando empezó, pero hará aproximadamente algo más de un año. Ahora llevo una temporada buena, ya casi no tengo heridas ni me rasco con la finalidad de herir. He llegado a la conclusión de que en épocas de estres (examenes por ejemplo) la frequencia con la que me rasco es mayor que en épocas de relax. A eso se le suma mi TOC y trastorno alimentario, lo qual no ayuda, pues cuando más obsesiva estoy o mi conducta frente la comida y el espejo es negativa, mis uñas no dejan milimetro de mi cabeza sin “escarbar”.
      Cuando llega un momento que no puedo más y tengo el cabolo hecho polvo y sangrando (me ha llegado a sangrar en clase y todo el mundo me preguntaba por ello, realmente me sentí fatal) lo que hago es lo siguiente:

      * En contra de mi voluntad me corto las uñas a tope, es decir, lo máximo posible (sin llegar a hacerse daño).

      * Cojo poliespan (en los chinos venden bolas por menos de 1 euro) y me dedico a pellizcarlo y rascarlo como si se tratara de mi cabeza.

      * Me trato las heridas, haciendo que cicatricen lo antes possible.

      * En otras partes del cuerpo no sirve, pero por si a alguien le sucede lo mismo, hacerse un recogido nunca está de más.

      * Tener algo siempre en las manos, sea lo que sea. Yo por ejemplo me valgo con lo primero que pillo.

      * Guantes, en verano queda ridiculo, pero ahora cuando venga el frio te compras unos monisimos y no te los quites para nada (o casi nada, deja que se ventile un poco, te lo agracederan).

      Espero que sirva, de verdad. Gracias por vuestra atención y adelante!

    • Sheila R

      A mi me pasa algo similar, sin embargo yo lo que hago es hacerme polvo la zona de los biceps. Pellizco, me invento granos, me hago heridas… en fin, y la verdad es que nunca se me había ocurrido la idea de que tendría que ver con mi ansiedad, pero la verdad es que tiene sentido, al fin y al cabo quien quiere hacerse heridas y dejarse marcas en el cuerpo porque sí si no es porque le ocurre algo? Pues a mí se me ocurrió pensar que simplemente había cambiado la manía de morderme las uñas por la de pellizcarme los brazos y sin embargo detrás de todo esto hay mucho mas.

      Te agradezco mucho que nos hayas contado tu propia experiencia sobre ésto, ahora por lo menos conozco porque sucede y seré mas consciente de que es lo que esta ocurriendo en mi cabezota cuando me pellizco, a ver si así me lo pienso dos veces.

      Gracias y animo!

    • Roni S.

      Leer esto ha sido un shock, me has abierto los ojos de una forma increíble y gracias a que lo nombraras he podido buscar mucha información y darme cuenta de con qué estoy tratando exactamente. Me ha noqueado tanto que llevo dos días queriendo darte las gracias sin atreverme a comentar…
      Hace unos diez años que sufro de esto y ni siquiera lo sabía, nunca había visto a alguien a quien le pasara lo mismo que a mí. Siempre había pensado que eran manías mías y no me había planteado nada más, tener que explicarle a la gente algo que ni yo misma entendía me suponía un esfuerzo bárbaro. Pero gracias a ti y al hecho de que me lo hayas descubierto tengo el primer escalón para empezar a curarlo, que es identificar el problema.
      Gracias de todo corazón por hablar de esto. Te mando un abrazo con toda mi alma.
      P.D.: Tras buscar información, creo que lo mejor que puedes hacer es contárselo a tu médico de cabecera y que te deriven a psicología (es lo que yo haré).

    • Sara P.

      Pues a mí me pasa un poco como a Chan, que como me note ya el bultito incipiente de un nuevo amigo en la cara no paro, y así me hago cada destrozo que no tiene nombre. Y lo de quitar la costra cada día… en mi caso tiene hasta cierto punto de “tranquilizante”. Y también haciendo trabajos o estudiando, sin darme cuenta por el nervio del examen o de la entrega lo pago con mi cara y de manera inconsciente rasco y rasco en esos granitos mientras estoy al ordenador o con los apuntes, como el que esta con el click click del boli pero con mi propia cara. Es cuando termino cuando me doy cuenta de la que me he liado. Pero vamos, estos son tontadas que no tienen que ver con lo tuyo, porque es un acto incontrolable que te está generando problemas serios. Por ello no te avergüences a la hora de contar lo que te ocurre o compartirlo con quien te pueda ayudar porque no creo que haya nadie tan cafre como para juzgarte por ello, ni por eso, ni por un atracón de comida. Es difícil pero como te han dicho, pide ayuda a un especialista. Ya que dices que puedes estar semanas sin hacerte nada intenta ver si hay algo específico que te cause esa crisis, alguna mala noticia o algún momento del día que te haya producido ese estrés que pagas con tu cara, e intenta buscarle el porqué.

    • Elle P.

      Eres muy valiente al compartir esto en esta página. Entiendo que es difícil y que te da vergüenza, pero has conseguido dar un gran paso al contárnoslo.

      El siguiente gran paso que deberías dar es pedir ayuda. Sé que es complicado, pero tu situación también lo es. A veces nos cuesta pedir ayuda por el qué pensarán de nosotros o si decepcionaremos a alguien. Pero las personas que realmente te quieren no se van a burlar de ti. Te van a escuchar con atención y te van a intentar entender lo que te pasa. Coge a alguien en quien confíes de verdad de la buena y cuéntaselo. Si te resulta imposible convertir en palabras lo que te pasa, puedes enseñarles esta página que has escrito y decir que tu eres la autora. El mensaje que le llegará a otra persona es el mismo y para ti será probablemente más sencillo comunicárselo.

      El siguiente gran paso es buscar ayuda profesional. Es complicado que tu situación se resuelva por sí sola y es probable que necesites que un profesional te dé las pautas que necesitas para empezar a mejorar. También comprendo que si es difícil contárselo a alguien íntimo, peor es contárselo a un desconocido. Pero los profesionales con los que podrás trabajar han estudiado para trabajar con problemas como los tuyos, van a ahondar en tu caso particular y van a ofrecerte sus mejores recursos para tratar tu problema. Vete a tu médico de cabecera y cuéntale lo que te pasa. No hace falta que entres en detalles. Con una idea general de tu problema probablemente te derivará a salud mental. Pide, a poder ser, un psicólogo (el psiquiatra te recetará pastillas que harán efecto rápido, pero cuando retiren la medicación podrías tener efecto rebote. En cambio las pautas que te dé el psicólogo siempre serán tuyas y podrás emplearlas siempre que quieras).

      Esta es mi opinión sobre cómo puedes mejorar tu situación. ¿Es fácil lo que te sugiero? No. Pero el hecho de poder contarnos tu problema demuestra tus ganas de ponerle remedio. Se nota que tienes mucho valor y pedir ayuda cuando uno lo necesita es lo que hacen las personas valientes.

      Muchos ánimos.

    • Chan

      A mi también me pasa. Una cosa q me ayuda es ponerme vaselina en las heriditas durante la noche. Esto hace q la costra no se forme dura y rígida que en mi caso hace que me rasque y me la vuelva a arrancar hasta el infinito. Es muy duro, sobre todo la poca conciencia que existe. Familia y amigos con frases como ¿ quieres dejarte la cara ya? No ves como te estas poniendo?. Como si no lo supiera. Ainnnsss… En mi caso ni si quiera recuerdo cuando empezó. De toda la vida. Y yo ansiedad no tengo. Es mas bien aburrimiento, como tenga un mínimo grano no paro hasta quitármelo, aunque me haga un destrozo peor. Lo disfruto. Y lo peor esq soy psicóloga y n mi caso al menos no es un trastorno d ansiedad. Es mas bien comerse las uñas por aburrimiento. Lo que mejor previene es conocer en q situaciones es maa probable que se dé y evitarlas. Pero cada caso es un mundo. Un besote!

    • Elphaba

      Me ocurre algo así con los brazos. De vez en cuando, por el sudor o las hormonas, me salen granitos que enseguida me reviendo hasta hacerme sangre. Cuando se me forma la postilla me la vuelvo a arrancar, por lo que no cura, y así hasta la eternidad… T_T Es como dices, algo compulsivo, como una adicción, aunque mucho peor ahora en verano, que al tener los brazos al descubierto no les doy tregua…

    • Marie

      Me pasa EXACTAMENTE LO MISMO, con el añadido de que tengo dermatitis y la piel muy sensible. Yo además suelo sufrir de ansiedad así que como tú dices yo creo que ese es el motivo. Yo no he encontrado más solución que observarme para saber como funciona en mí la ansiedad y poder controlarla, canalizarla, eliminarla… (y no solo por la dermatillomanía si no por todo, como dices cuando no es eso es otra cosa….) No es tarea fácil y no a todxs nos afecta igual y no funcionan las mismas cosas pero es cuestión de conocerse un poquito más! Además, como a veces no lo puedo prevenir… pues habrá que curar. He ido probando cremas cicatrizantes, para pieles sensibles, de aguas termales… hasta que he encontrado las que mejor me van, para al menos acelerar la cura de las heriditas. El aloe vera cogido directamente de la planta también va genial. Pero sobre todo lo mejor es intentar no agobiarse, asumir que se tiene e intentar mejorarlo desde la aceptación! Sé que parece fácil de decir y que en el momento puede angustiar bastante, pero hay que intentar tomárselo lo mejor posible :)

      Espero haberte servido de ayuda! Un besito enorme ♥

    

    Login