No nos engañemos: tal y como están las cosas es más fácil acostarse con alguien que quedar para ir al cine.

Imagínate la siguiente situación (pongamos que un viernes/sábado cualquiera en cualquier garito que te guste)

-Vas de punta en blanco (sí, con la ropa de ligar que TÚ TAMBIÉN TIENES), te has puesto colonia en sitios que no tenías claro si te iba a picar o no (que ya te digo yo que sí que pica, eso que te ahorro).

Miraditas que se cruzan.

Un “no hay huevos” de un/a colega.

Me voy a pedir una copa y me acerco (ay que bien huele)

Hablarle [email protected] al cuello porque la música está muy alta (reiteras el punto anterior y quieres comé[email protected] a bocaitos).

Que si bailamos así como de jiji jaja y tocamos zona blanda.

Que si ponen reggeaton y arrimo el txantxangorri… (en este punto da un poco igual si eres heavy, indie o de Juan Magan hasta las cachas… el reggeaton se hizo para lo que se hizo, no me vengáis con milongas)

Y de repente en lugar de tener una escena tipo 50 sombras de Grey (pero sin los zurragazos) te suelta:

“EY QUE TE PARECE SI ME DAS TU NÚMERO DE TELÉFONO Y QUEDAMOS PARA IR AL CINE A VER FROZEN??” Que ya os anticipo que amo Frozen por encima de casi todas las cosas en el mundo y que Elsa es la p. princesa más guay del mundo y que tiene un pelazo digno de la Vecina Rubia pero… SE TE CAE LA LÍBIDO AL SUELO, coño.

 

 

Así que volviendo al mundo del realismo donde echar un polvo en la primera cita es bastante común, puede que después de ese momento te de un poco de “apurillo” el volver a quedar o no sepas como decírselo. NOTA: suponiendo que merezca la pena repetir.

Para que eso no pase y emulando al ¡un, dos, tres! podríamos jugar por 25 pesetas a “frases que he dicho/me han dicho” pero aquí os dejo 10 de las mejores frases que he oído/dicho y que seguro no dejan indiferente a tu compañ[email protected] de triscamiento:

1.- No es por mí, es por ti. Un clásico, pero remasterizado. No falla.

2.- Con mi ex era diferente. Ahí te juegas todo a susto o muerte ooooo (ojo) puedes [email protected] fermentar y que ella/el decida.

3.- Tengo el arroz calentito, sólo me falta el bogavante. Sin duda esta es tu frase si eres un foodie.

4.- Oye, que dice mi [email protected] que te conoce. Y no me salís por amigos en Facebook… Suéltalo y disfruta del caos.

5.- Gas natural/Iberdrola/lacompañiaquesea me acaba de crujir en la factura, que te parecería darme calor habitualmente? Muy útil para los tiempos que corren.

6.- Tengo el peluche recién lavadito. Y sí, peluche es un eufemismo.

7.- Eres el rival más débil: ADIÓS. Si eres de mi época lo entenderás.

8.- La otra noche no te lo dije pero tengo el síndrome de la Pantoja. Te he visto el minino/pepino y ahora se me antoja. Homenaje a la Veneno. Cuán grande era.

9.- Ayer no me quedó claro el concepto. Necesito clases de apoyo. Este puede ser una triunfada por todo lo alto o puede ser el encubrimiento de “no me llegó ni para pipas”

10.- Tengo hambre y tengo la nevera llena. Para los fans de la sutileza.

Si a estas alturas ni te ha contestado al WhatsApp, aunque sea para ponerte que lo que tomas está caducado, má[email protected] por donde amargan los pepinos porque sin frungir se puede ir tirando (antes o después se pasan las hambrunas) pero un/a [email protected] que no tenga sentido del humor no compensa todos los orgasmos del mundo. Hacedme caso, que los post coitos son muy duros…