Las parejas suelen pasar por tres fases…

  1. El enchochamiento inicial en el que no paras de follar. Día sí y día también. Es una locura. Tienes el coño en carne viva pero eres feliz.
  2. La estabilidad en la que disfrutas del sexo más esporádico porque lo importante es la intimidad. Ya no buscas que te empotren, prefieres hacer la cucharita mientras veis la última serie de Netflix.
  3. La añoranza por las fases pasadas. Te empiezas a acordar de aquellos tiempos en los que follabas como una mona y te da un poco de morriña. Estáis estresados por el curro, puede que haya bebés de por medio, lo que sea, pero echas de menos follisquear.

Yo he estado en esta última etapa y dije BASTA. A mí me gusta el sexo y me negaba a renunciar a él. Quería innovar, volverlo a traer a mi vida pero mejor que antes, así que empecé a probar posturas nuevas.

He hecho una recopilación de mis favoritas, así que coge papel y boli:

  1. La amazona

Lo guay de esta potura es que nosotras “tenemos el control” y podemos estimular el clítoris con mayor facilidad. Además es una postura que favorece la intimidad, porque os podéis agarrar como Koalas, y también a la estimulación de los pechos.

Truqui: pruébala para el sexo anal y flipa.

 

  1. El molinillo de viento

Esta postura me parece de las mejores porque estimulas muchísimo tu clítoris y además sales un poquito de lo más tradicional. Os la recomiendo si queréis probar algo nuevo.

 

  1. Los pies en la tierra

Es una postura que realizamos más cuando estamos empezando y el calentón hace que nos pongamos a echar un kiki en cualquier pared de casa. Ahora somos más cómodos y vamos a la cama, pero no está demás rememorar aquellos tiempos de vez en cuando.

 

  1. Cabalgando hacia atrás

Lo guay de esta postura es que te permite estimular el clítoris a tope y además a los tíos les suele flipar, porque tienen una visión perfecta de tu culo. Excitación por 100 para los dos.

 

  1. Confidencias

Me gusta mucho esta postura para los momentos más tiernos. Si no la habéis probado, os la recomiendo totalmente.

 

¿Habéis probado alguna de estas posturas? ¿Cuál es vuestro truco secreto para innovar en la cama? Contádnoslo en comentarios.