Todo el mundo, en algún momento de nuestra vida, tenemos algún conflicto que nos sobrepasa. A veces lo mejor es consultar con un [email protected] antes de hacer/firmar/comprar algo.  El problema es cómo elegir correctamente un abogado, bueno pues servidora ha venido para daros unas pautas básicas a la hora de hacer esta búsqueda. 

  • Busca un especialista

Al igual que no irías al ginecólogo para comentarle un problema de oído, no todos los abogados valen para todos los problemas. Existen muchas ramas en el derecho con sus propias especialidades, y cada abogado trabaja en una o varias. 

Si no sabes a que rama corresponde tu problema o por dónde empezar, puedes acudir al servicio de orientación jurídica del Colegio de Abogados de tu provincia.

  • Huye de las ofertas. 

Es importante que sepas en todo momento qué te va a costar cada consulta o cada actuación antes para evitar sorpresas. Incluiría en este punto huir también de los “Esto lo vamos a ganar seguro”. 

A ver, que igual tu caso se gana seguro, pero siempre hay una parte que no depende de nosotros. Lo mejor es buscar gente que dé expectativas realistas y con base de nuestro problema, no quien nos regale los oídos. 

  • Ir preparado es un win-win.

Al concertar tu cita, pregunta qué documentación puede ser interesante que lleves.  Tu [email protected] entenderá tu problema y podrá hacerte preguntas en el momento, aprovechando mucho más la primera consulta.

  • Plazos, plazos, plazos. 

Puede que sea el punto más importante. No busques un [email protected] para que te recurra una multa el último día que tengas para hacerlo, ni esperes dos años para ver si se puede reclamar aquella caída por un ladrillo roto del ayuntamiento. Lo mejor, siempre, es acudir en cuanto ocurre el problema, y que tu abogado te indique los plazos para reclamar o para ejercitar un derecho.  

  • No olvides la Hoja de encargo

Es el contrato por el que tanto tu [email protected] como tú dejáis claro qué vais a hacer, y por qué precio. Es imprescindible para que todo lo anterior quede blindado, y te dará mucha seguridad. 

  • Coopera. 

Una vez encuentras [email protected], tienes que cooperar. Si te pide documentación, dásela. Si te pregunta la verdad sobre algo, dísela. El secreto profesional protege lo que le digas o le cuentes, y tu [email protected] trabaja por tus intereses.

 

Paz Ramírez Pérez