Que estamos viviendo una situación excepcional gracias a nuestro querido coronavirus es un hecho, que ha tenido una serie de consecuencias para nuestra sociedad, entre ellas esta querida cuarentena que nos tiene a todos encerraditos en nuestras casas.

Esta nueva condición nos trae un laaaargo periodo de convivencia forzada que nos puede traer una serie de consecuencias un poco nefastas y sobre todo en nuestra relación.

A niveles generales los divorcios se disparan justo después de las vacaciones, y eso que venimos de estar en el pueblo, la playita y los chiringuitos… Pues imaginaros cuando llevemos unos 15 días (con previsión de alargarse) encerrados en nuestras casas, las consecuencias pueden ser nefastas.

Por eso os traigo una serie de consejos para que vuestra relación no sea la gran afectada en esta situación.

  1. Respetar los espacios individuales

Este paso es imprescindible para cualquier relación y algo que se debe mantener siempre, pero que debemos prestar especial atención en estos momentos.

Al estar encerrados, los espacios individuales se acortan bastante, y esto puede producir una sensación de agobio importante y que nos puede llevar a discutir con mayor probabilidad.

Por eso para evitar esos roces innecesarios o agobiarnos más de la cuenta, es importante que repartáis sitios de la casa para estar a gusto con uno mismo, es decir, yo me puedo quedar en el salón viendo una peli que a mi me gusta mientras tú te quedas en la cama leyendo ese libro que tenias pendiente.

  1. Reparto de tareas

Cuando estamos encerrados, el aburrimiento y la desidia se puede apoderar rápidamente de nosotros, y es cuando entramos como en un estado de letargo donde no nos apetece hacer nada.

Pero muchas veces puede pasar lo contrario, que mi pareja le de una neura de las buenas y decida que es buen momento para hacer limpieza general, pero como a mi no me apetece tenemos lio montado.

Para evitar nuevamente el conflicto lo suyo es que lleguemos a un acuerdo sobre lo que vamos a hacer y como nos lo vamos a repartir, y comprometernos a respetarlo.

  1. El cuidado de los niños

Si además tenemos peques o no tan peques por casa, es importante que tu pareja y tú hagáis equipo y que vuestros hijos os perciban como tal.

Si empezáis a quitaros autoridad el uno al otro, o que solo uno de los miembros de la pareja se implique en el cuidado de los hijos, esto traerá unas consecuencias nefastas para vuestra relación.

  1. Encontrar tiempo para estar juntos

Esto puede parecer una obviedad, pero si lo piensas detenidamente no lo es tanto. Estar en casa es una obligación y por tanto damos por hecho que tenemos que estar con la otra persona y por eso ya no nos tenemos que esforzar.

Preparar una cita en casa, una cena rica con velitas, un baño calentito, preparar un masaje o un encuentro sexual con más calma, los limites los ponéis vosotros.

  1. Reducción al máximo de las discusiones

Discutir vais a discutir y eso lo sabemos todos, pero debemos intentar deducir al máximo los enfrentamientos.

Por lo que si empezáis a poneros nerviosos o a elevar el tono de voz por cosas que no son importantes, tomaros unos segundos para respirar e incluso decir en voz alta “discutir ahora mismo por eso no es necesario”.

La clave de esto es intentar mantener al mínimo los enfrentamientos y más si no van a aportar nada.

Al final los días pasan e iremos viendo la luz al final del túnel, por eso ahora que tenemos unos días de parón obligatorio intentemos sacarle el mayor partido posible.

Aida Vallés Psicóloga especializada en Sexología y Terapia de Pareja

correo: info@aidavallesconsulta.es  instagram: @aidavallesconsulta_