¿Cuál es el secreto de una relación abierta sana? He vivido de cerca varios ejemplos de relaciones abiertas y a lo largo de los años he visto algunas fructificar y otras fracasar. Pero cuando he preguntado a todas ellas cuál era el secreto para hacer funcionar algo que, a priori, parece tan complicado, siempre obtenía una respuesta parecida: “tienes que estar muy segura de ti misma, eso es primordial”. 

Pero la realidad es que todas tenemos inseguridades. He sido gorda desde la adolescencia, y aunque me siento una mujer guapa e inteligente, tengo muchos complejos. Así que me convencí de que eso de las relaciones abiertas no era para mí. Sin embargo, con el tiempo, y después de cometer muchos errores, entendí que la monogamia no iba conmigo y encontré a alguien con las mismas ideas. 

relació abierta

Hoy, tras varios años de una relación abierta sana y funcional, me gustaría compartir contigo lo que he aprendido.

1.- Piensa bien si esto es lo que quieres. Valora todas las opciones e imagina los posibles escenarios. Sobre todo, no te mientas a ti misma. Mi recomendación es que no pidas consejos porque nadie a parte de ti y tu pareja comprende vuestra relación, solo conseguirás confundirte.

2.- Siéntate con tu pareja y hablad largo y tendido de cómo os imagináis que será esta situación. Intentad poneros en la piel del otro, expresad vuestros miedos y plantead situaciones hipotéticas. Sé muy sincera en este punto porque es la base de todo. Tu pareja debe entender cuáles son tus límites y tú los suyos.

3.- Según lo que hayáis hablado, redactad un documento con unas normas básicas y firmadlo. Puede parecer una locura, pero un acuerdo por escrito os puede dar sensación de seguridad.

4.- Mantén tu privacidad. Puede que tu pareja sea tu mejor [email protected], pero no caigas en el error de comentar con él/ella tus hazañas sexuales. 

5.- No olvides tus prioridades. Con tu pareja compartes un compromiso y una intimidad que no puede ser invadida por terceras personas. No descuides nunca vuestra relación.

6.- Caminando se aprende a andar. Algún dramilla que otro vais a tener, seguro… Pero con el tiempo iréis aprendiendo qué funciona para vosotros.

¡Buena suerte!

Aran Az