Querido diario

Con veinte todo era más fácil o teoría del pánico al cuadrado

 

Llega un punto, en el que los años que has vivido (y lo has hecho al máximo) ya no cuentan, cuentan más los (pocos) que te quedan…sobre todo cuando hablamos de la maternidad.

Llegando a los cuarenta estás más cerca de la menopausia de lo que crees …y de repente, estás en una encrucijada. Así, tal cual.

Eso ya lo iba yo intuyendo, pero para mi sorpresa, lo peor no ha sido la decisión de ser o no madre (que ha costado años de debate mental conmigo misma) sino los pánicos (sí, sé que no es contable, pero merece la pena la errata). Los pánicos sobrevenidos que no me esperaba…para ser más específica el pánico al cuadrado.

¿Cómo puede ser que tenga pánico a no poder quedarme embarazada pero a la vez tenga también terror a quedarme preñatis?

Tengo miedo a no poder quedarme embarazada por las siguientes razones:

1-La sensación de incapacidad que ya te genera un complejo con respecto a tus iguales. Ser la diferente, la que no puede. La que ha venido a este mundo defectuosa.

2-La sensación de que me voy a perder algo importante, una dimensión nueva de mí misma.

3-Por tener que sobrellevar las preguntas de todo el mundo, que inquisidores/as te preguntan abiertamente o hacen porras para ver cuándo te quedas. Imagínate que descubres que no puedes, soporta las miradas lastimosas sobre tu condición de cuerpo defectuoso.

4-La gente te clasifica, no tienes hijos, no compartes por lo tanto tiempo con tus convecinos en el parque, no te hablan, te miran con desdén…eres la diferente, incluso de menor categoría social…El ser humano se siente incómodo con los que no son como la mayoría…verte hace que sean conscientes de otras realidades, y a veces, eso no les gusta.

 

 

Tengo pánico a quedarme embarazada por estas otras razones:

1-Siento que tengo mucho por vivir. Quiero viajar, estudiar cosas nuevas, cambiar de vida, dedicarme a mis hobbies…Necesito 10 años más, plis.

2-Tengo miedo a dejar de ser yo misma. Volverme una esclava de un mini-yo. Dejas de ser tú, para únicamente ser “madre de”, dejar de cuidarte, de mimarte, de dedicarte tiempo a ti misma…sí, sé que al final es como te organices, pero cuando ves a tu alrededor que muchas mamis (por no decir la mayoría) caen en ese error te da por pensar que…quizá no sea tan fácil mantenerte fiel a ti misma. No las culpo, sólo que me genera ansiedad pensarlo.

3-Me dan repeluco ciertas maternidades. Y sé que lo digo desde la distancia porque no tengo hijos, pero me da miedo convertirme en una de ellas.

4-Tengo miedo a que la relación de pareja se reduzca a odiarnos por no cumplir nuestras respectivas expectativas y nos convirtamos en meros posibilitadores de otra vida (sí, valiosa para la humanidad…)

5-Tengo miedo a perder futuras oportunidades laborales. Yeap, llevo meses esperando un cambio de puesto que por otras cuestiones no llega… ¿y si llega cuando ya no puedo? ¿Y si por quedarme embarazada no se materializa?

 

Y Girls, en este vaivén de emociones ando…buscando el equilibrio cada vez que escoro a un lado o al otro.

 

Anónimo

 

Compartir:

Login