Lifestyle

Cosas raras pero cotidianas que nos pasan a todas

Todas creemos que nos pasan cosas raras. Da igual lo normales que nos consideremos, siempre hay alguna ocasión en la que te descubres diciendo: «Si es que todo lo raro me pasa a mí», «Esto lo cuento y no se lo cree nadie», «Con esto Iker Jiménez te hace un especial»…

Resultado de imagen de gif cuarto milenio

«Cuéntame más…»

Y es verdad. A todo el mundo nos pasan sucesos extraños. Pero, por muy surrealistas que sean, las cosas raras son más habituales de lo que parecen. ¿Te lo demuestro? Seguro que te sientes identificada con muchas de estas situaciones. ¡Dentro lista!

1. Lo que los espejos callan

Estás en un baño público, sola. Y de repente, ¡plas!, entra alguien y te pilla haciendo el monguer. ¿Cómo disimulas, cómo sales de la situación? Como decían los pingüinos de Madagascar: sonreír y saludar, chicos, cucos y coquetos.

2. The Flash en la caja del súper

¿Sabes ese momento en el que ya has pagado y la cajera pasa a atender al siguiente? ¿A qué velocidad acabas de meter el dinero en la cartera y recoges las bolsas? A la misma que todos: supersónica.

3. Ruidos

De esto que te estás bañando, home alone, y oyes un ruido en la casa…

4. El ataque de los bichos

Pareces un francotirador, tienes a un mosquito/cucaracha/el bicho que sea detectado y a tiro. Y de repente… ¡Echa a volaaaaar! ¡Aaaah! ¡Noooo! Y desaparece. Vuelve, maldito, y enfréntate a tu destino. ¿Cuántas noches veraniegas has pasado en este plan, sin pegar ojo por culpa de un bicho?

5. Hablándole a la pared

Estás contando una historia buenísima, emocionante, con la que Spielberg te haría la próxima película de culto, y te das cuenta. No te está escuchando nadie. Pues nada. Hasta luego.

6. ¿Querías dormir? Not today, bitch

Eso es lo que dice tu cerebro cuando estás de relax en la cama. El muy cabrito se pone a recordar algún suceso traumático/ridículo de hace años. ¡Años! Supéralo, Brain.

¡No pido un imposible!

7. Math Queen, parte 1

De esto que estás comprando unas cuantas cositas sin importancia, te haces una idea del precio… «Seguro que no pasará de los veinte euros». Llegas a caja. Ochenta y cinco. Pues nada, a rehipotecar cosas.

8. Se buscan valientes

Valientes que se enfrenten a sus miedos, que sean capaces de apagar las luces de casa y no correr por todo el pasillo hasta la habitación porque la Muerte los persigue en la oscuridad.

9. El caso de la cámara frontal

«Hey, qué sitio más chulo, voy a hacer una foto.» Abres la aplicación de la cámara y te ves a ti misma tal que así:

«Eeeh… Quita esto. Vaya jepeto llevo»

10. La vergüenza tosil

Estás en un sitio formal, importante, con todo el mundo en silencio. Te entra tos. Cough, cough. Cough. Y te viene otro tosido. Y aguantas, aguantas con tu vida porque ya has llamado demasiado la atención.

11. Pla-na-zos

Que nunca se llegarán a cumplir porque en ese momento estabas hipermotivada y ahora… Pues ya no. Aplicable a cualquier tipo de vacaciones (verano, Navidad, escapadas…) o días cotidianos que pretendías hacer únicos. Pero no.

12. De tranquis

Justo lo contrario que en el punto anterior. Decides que te vas a controlar. No, hoy solo una cervecita. O una cenita con las amigas. Y de repente, por arte de magia, estás en un antro a las cinco de la mañana con a saber cuántos chupitos de Jägermeister en el body. Ups.

13. Empezar la dieta todos los lunes

Y desesperar todos los martes porque aún no te has puesto como una sílfide. O ir al gimnasio y pensar, a los cinco minutos: «¿Qué demonios hago aquí?», «¿Por qué no tengo todavía el culo como una piedra?».

14. El mítico «Un capítulo más»

Pero resulta que en ese capítulo pasa algo brutal y tienes que ver el siguiente para saber cómo se soluciona. Y así hasta el infinito. Holi, café cargadito.

15. Introverts like…

De esto que eres introvertida y te animas a salir (por alguna conjunción astral rara). Y estás con los amigos pensando… «¿Por qué cojones he venido?», «¿Qué echan hoy en la tele?», «¿Cómo se mide la masa de los agujeros negros?».

Otra gran pregunta

16. Math Queen, parte 2

Cuando te vas a dormir y calculas con precisión el tiempo que tienes de sueño, si te duermes en dos minutos. Aunque sabes que vas a posponer la alarma veinte veces. E igualmente te quedas mirando el móvil o viendo una serie hasta las tres de la mañana. Recalculando tiempo de sueño…

17. «¡Puta escalera!»

Subes un par de pisos por las escaleras. Llegas arriba, por la gracia de Dios. Estás jadeando como si hubieses hecho el entrenamiento de tu vida, pero intentas disimular. Que no se note que estás en baja forma.

18. Superconsejito del día

Pides consejo. No haces caso. La cagas. Y vuelta a empezar. El ciclo de la vida. Y tu amiga consejera en plan:

 

Imagen relacionada

 

¡Cuántas cosas raras pero cotidianas a la vez! Y seguro que se te ocurren muchas más. Cuéntame, ¿qué situaciones originales vivimos todas?

 

Imagen destacada

Compartir:

Login