Cultura

Todo lo que pienso viendo First Dates

Todas las noches (a no ser que tenga un plan mejor, claro) comparto cena con Carlos Sobera y con todos los participantes del programa de citas más famoso de la televisión española. Ver First Dates es uno de los momentos de desconexión más planceteros después de una jornada intensa de trabajo. Y cada día los mismos pensamientos se agolpan en mi cabeza y, por lo que he podido comprobar, en la de muchas personas (porque esto lo he hablado mucho con mi gente, no os vayáis a pensar).

  • ¿Esta persona tiene mi edad? ¿En serio? Yo no se si es que la imagen que tengo de mi misma es equivocada, si la gente se quita años o si, en general, se conservan muy mal pero flipo en colorinchis.
  • ¡Qué jodida maravilla de edición musical! El nivel de referencias pop y mamarracher es tan alto que me explota el corazón de amor y de admiración por quienes se dedican a esta maravillosa labor.
  • Lo mismo con las personas que eligen los titulares de lxs participantes. Gracias, de verdad.

Platania, quiero ser tu amichi….

  • Todo lo que se aprende de lenguaje corporal no se paga con dinero y, qué queréis que os diga, esto sirve para muchos aspectos de la vida.
  • Me fascina la capacidad que tiene la gente para hablar de lugares comunes cuando le preguntan qué es lo que buscan en una pareja, como si fuera la lista del supermercado… yo no sabría ni por donde empezar.
  • Y, por favor, que alguien me explique qué carallo es es eso de “quiero alguien que se cuide”. Sí, ya lo sé, lo que buscan es un cuerpo fit (o por lo menos delgado)… que lo de que lxs gordxs no nos cuidamos nada es una verdad universal (facepalm).
  • El sincericidio es uno de los grandes males de nuestros días. ¿Qué necesidad hay de decirle a una persona, con la que no te une ningún vínculo, lo que piensas de ella en plan borde después de una cena de una hora? ¿Qué te ha parecido un/a imbécil? Pues shaaaaau y cada uno a su casa. (Siempre y cuando no haya sido un/a cretinx de manual… que ahí meterle un zasca nunca está de más).

  • Que sí, que Matías está muy bueno y es muy vikingo y todo lo que queráis… pero me parece el ser menos atractivo del planeta. Para gustos, colores… pero a mi me parece que tiene mirada de tener un mono con platillos donde debería de tener el cerebro (y eso que estoy empezando a quererle un poco, el roce hace el cariño).
  • A las gordas SIEMPRE nos ponen gordos o desequilibraditos… esto es así y ya lo hemos comentado mucho por aquí.
  • ¿Qué pasa con la camarera rusa? Ya la hemos visto cantando y buscando el amor. Cualquier día hace el pino puente o algo así…
  • Nunca es buena idea pedir espaguetis para cenar en la primera cita (además, me parece curiosísimo que un porcentaje muy alto de las personas que piden espaguetis se los comen cuchara… WTF!). No, almejas tampoco.

  • ¿Por qué tienen que hablar tanto de sexo en una cita a ciegas? Y sobre todo de una manera tan directa (que oye, si la conversación surge pues chachi pero preguntarle directamente a una persona desconocida cómo es en la cama es terrible)… que te está viendo tu familia, la vecina del cuarto y cientos de espectadores… ¡menuda ordinariez!
  • Hay demasiados aficionados a viajar (y a nada más) en España.
  • “No, no quiero una segunda cita contigo… pero aquí tienes un/una amigx”. Habéis tenido cero feeling durante el encuentro pero claro, vamos a quedar chachi… ¿No existe un término medio entre el sincericidio y esto?
  • Y cuando ves que una cita funciona chachi vuelves a creer en el amor y todo es maravilloso.

¿Qué es lo que se te pasa por la cabeza a ti cuando ves First Dates? Queremos saber…

Compartir:

Login