Si eres o has sido fan de la película de George de la jungla o de la saga «La Momia» conocerás de sobra a Brendan Fraser. Si no sabes quién es te lo resumo rápido: este actor fue de los más taquilleros de los noventa y más conocido por el héroe de Hollywood de la época.

Brendan Fraser era un ícono sexual, un actor de éxito que le ha convertido en un hombre mítico de la historia del cine. Pero, ¿qué ha ocurrido? 

 

El actor ha aparecido en un festival de cine después de pasar varios años en la sombra y luce sobrepeso debido a la preparación de un papel donde interpretará a un obeso de 250 kilos. Este cambio físico ha sido publicado en muchísimos medios de comunicación que recuerdan al actor y se lamentan del actual estado físico del que fue uno de los grandes íconos sexuales de los noventa y principios de los 2.000.

Quizá hay que tener en cuenta, primero de todo, que la vida, pasa. Que no se le puede exigir a nadie, sea famoso o anónimo llegar a los 50 y estar igual que a los 30. Debería dejar de ser noticia que los famosos engorden o envejezcan.

Brendan anunció en 2018 debido al surgimiento del movimiento #MeToo que en 2003 el periodista Philip Berk, presidente de la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood, abusó sexualmente de él: “Me puse enfermo. Me sentí como un niño con un nudo en la garganta. Creía que me iba a poner a llorar. Fue como si alguien me hubiese tirado pintura invisible encima”. Después de este incidente, Brendan jamás volvió a ser el mismo. El mismo ha contado que este hecho le convirtió en una persona solitaria y le obligó a retirarse de la escena pública. Además, le colocó en una lista negra de la cual le ha sido difícil salir.

Los distintos cambios físicos de Brendan a lo largo de los años han ido acompañados de burlas y mofas por parte de medios y de usuarios insensibles que obvian las enseñanzas del Body Positive y van a degüello contra las personas que engordan o pierden pelo. Nos falta empatía y valentía para levantarnos ante este acoso y derribo que sufren las personas al envejecer, al engordar…

No podemos ir de abanderados del Body Positive si nos reímos y burlamos de personas que engordan, envejecen, es decir, viven.

Ana T.