Amor & Polvos

En un mundo en el que reina el desamor, yo te quiero

En un mundo en el que reina el desamor, yo te quiero. Aquí y ahora, y mañana y seguramente el día después de ese, te quiero y te querré. Ahora cuando hay que demostrarlo pero demostrarlo es excesivo, yo te digo que te quiero. Yo te quiero antes que todos y después, cuando no queda nadie. Te lo digo hoy, porque si quieres en todo, hay que decirlo.

Si quieres dilo, aunque pueda ser inoportuno

A todas las que queréis, esto es un canto a lo bonito que es querer y hacerlo saber. Hay que querer en todo y si quieres en todo, hay que decirlo.

Te quiero fácil, te quiero indeciso y te quiero a veces porque lo necesitas y a veces porque lo necesito yo

Yo te quiero. Pero no en plan «molas fuerte, te quiero». No, yo te quiero cuando no molas una mierda. Cuando la vida te sobrepasa y te desorientas, ahí te quiero todo. Te quiero cuando la sensación de que has llegado al límite invade todo tu deseo por la vida. En todo te quiero.

Te quiero cuando te levantas con ganas de arreglar el mundo, cuando eres divertido, pero cuando te levantas en medio de la noche hablando, con terror, de cosas que nadie entiende ahí te adoro. Cuando comes, te quiero, pero te amo cuando disfrutas con cada cucharada.

Si quieres, dale tu última albondiga

Yo quiero ser tu película favorita. Quiero ser tu postre sin compartir, cuando lo pides solo para ti. Tu aperitivo en una terraza al sol, calentito, pero con brisa marina aunque estés en el centro de la ciudad. Quiero ser tu antojo a escondidas. Tu mezcla de sabores que solo te gusta a ti, tu patata frita bañada en coca-cola o tu plátano con pan. Yo lo que quiero es hacer que te rías como te hacían reír tus dibujos animados preferidos de pequeño.

Y lo quiero ser todo a la vez.

Quiero aliviarte más que cagar con ganas, quiero reconfortante más que un colchón firme y quiero empaparte de amor más que de agua en una piscina de chorros.

Quiero quererte hasta cuando me cuesta quererme a mí porque quererte a ti, significa quererme un poco más a mí. Te quiero cuando quieres esa parte de mí que es incapaz de amar y cuando quieres la que necesita que la amen sin preguntar. Porque quererte también es que me quieras, nos quieras a ti y a mí.

¿Lo pillas? Yo lo que quiero es que escribas mi nombre cuando quieras escribir gracias. Quiero que digas mi nombre cuando algo te resulte delicioso.

No es que quiera ser todo en tu vida y nada más. Es que quiero conseguir que tu vida pueda ser el doble de todo lo que te entusiasma y sea entusiasmante cuando nada lo sea. 

No es que te quiera cuando estás contento porque eso está tirado. Te quiero cuando no tienes ni idea de lo que sientes y solo quieres huir. Te quiero cuando me haces correr tras de ti para alcanzar tu mano y decirte que vayas por otro lado que será más fácil. Adoro todas las cosas que alguna vez te hicieron flaquear. En todo te quiero.

¿Te das cuenta? Si quieres en todo hay que decirlo

Por si no ha quedado claro: dilo, te quiero

Cuando confías en mí para ayudarte, te quiero, pero te adoro cuando un día ya no lo haces porque has aprendido hacerlo por tu cuenta. Te quiero cuando haces cosas que yo hice una vez y ahora las haces tan tuyas que ya no sé quién imita a quién.

Cuando estás aquí, junto a mí, te quiero pero te amo cuando estás lejos. Porque echo de menos tu olor y echo de menos oírte soñar y la idea de quererte me hace quererte más.

Querer a alguien en lo bueno es fantástico, sencillo y agradable. Querer a alguien en lo malo es fascinante, arduo y satisfactorio. 

Saber cuál es su color preferido está bien, cuál sería la comida que jamás podría dejar de comer divertido; pero saber desanudar su garganta cuando está en un abismo de emociones eso es una pasada.

Saber que prefiere el mar a la montaña es útil pero ser la mano con agua en esta maratón que es la vida, aunque te vea de pasada, borrosa y lejana, eso es una maravilla.

Si quieres, quiere en todo. Si quieres en todo, dilo. Y dilo con un abrazo, o dos. Pero dilo: yo te quiero.

 

@tengoquenayque

Compartir:

Login