Estoy a punto de cumplir los 40 y tengo miedito

 

Estoy a punto de cumplir los 40 y tengo miedito, lo confieso.

No sé muy bien qué es lo que va a pasar ni si ocurre así, de pronto, o si es algo gradual.

Desconozco si me levantaré el día de mi cumple siendo una mujer diferente. O si el cambio se llevará a cabo de forma tan progresiva que no sea siquiera consciente de que se está operando en mí.

Por otro lado, es que tampoco sé muy bien qué significa eso de pasar a ser toda una señora cuarentona.

Quizá por eso tengo miedo, porque tengo muy arraigado en mi subconsciente que este cambio de dígito es trascendental, que marca un antes y un después.

Tienes 39, todo bien. Entonces cumples los 40 y…

¿Qué? ¿Y qué?

Por favor, qué tensión. Era más fácil de manejar cuando la cifra de marras quedaba lejos.

Estoy tan nerviosa con esta movida que llevo casi todos los 39 pensando que ya tengo 40.

Qué penica, me da la sensación de que no he tenido 39, pasé de los 38 a los 40 directamente. Me he robado un año a mí misma. Qué mal.

En fin. ¿Ahora qué?

Bueno, ahora no, dentro de un par de semanas ¿Qué?

¿Voy a cambiar o no?

¿Cambiarán mis gustos? ¿Empezaré a vestirme y peinarme como es debido? ¿Y a maquillarme?

¿Dejaré de decir palabrotas? ¿Seré por fin una mujer de provecho?

Mmmmm… ay, espero que no.

Voy a preguntarle a mis amigas cuarentonas qué fue lo que les sucedió a ellas cuando traspasaron ese umbral. Yo, desde fuera, las veo igual que antes.

Así que a ver si me cuentan cómo hacen para disimularlo.

Porque yo no quiero cambiar.

Me ha costado mucho aceptarme y quererme tal como soy. ¡Qué pereza tener que ponerme con ello otra vez!

Estoy a punto de cumplir los 40 y tengo miedito

Estoy a punto de cumplir los 40 y tengo miedito

Foto de L A R A en Pexels

Paso.

Me da igual cumplir 40, 50 o 110.

Voy a seguir desayunando Colacao con galletas como cuando tenía 5.

Rayándome por tonterías como cuando tenía 12.

Leyendo fantasía romántica como cuando tenía 23.

Haciendo lo que me gusta y me llena como cuando tenía 31.

Disfrutando de la vida como cuando tenía… 39 años y 11 meses y 14 días.

Mientras el cuerpo aguante y mi mente lo resista.

 

Imagen destacada de Pineapple Supply Co. en Pexels