Cosas a dejar claras:

  1. Soy calva y llevo peluca.
  2. Me encanta follar. 
  3. A los señores no les suele gustar mi calvicie por eso me los follo sin decirles que llevo una peluca digna de RuPual Drag Race.

¿Qué hay debate alrededor de si decir o no que soy calva? Pues sí. ¿Que yo le hablo de mi calvicie a cuando quiero, como quiero y porque quiero? Por supuesto. ¿Que el otro día follando un desconocido me arrancó la peluca y aún me estoy riendo? Definitivamente.

Soy muy echá palante, me lo dice mi familia, mis amigas, mis citas y todo Cristo me conoce. A mí si me gustas, me gustas. Y si me gustas, te lo digo. Y cuando te lo digo espero una respuesta positiva o negativa. La neutralidad siempre la interpreto como positiva porque soy un poco amante de mí misma y pa mi si no es un no, es un sí. 

Uso pelucas, mazo, muchísimas, me encanta. Tengo casi más pelucas que bragas, con eso os lo digo todo. Soy calva desde casi toda la vida, vengo de familia de cabellera escasa, tenía mazo trozos de la cabeza sin pelo desde que tengo dieciséis, ahora tengo veintinueve. Hace tres años decidí acabar con todo, raparme y ponerme el pelo a juego con el estado de ánimo cada día de mi vida, es una magia real, una peluca acertada te completa el look mejor que un bolso o unos zapatos.

Yo follo, bastante. Desde que empezó la cuarentena menos, sinceramente, aquí todos los autónomos hemos acabo jodidos, yo no cobro por sexo, pero bien podría porque sería millonaria. El caso es que ha llegado un vecino nuevo al edificio y claro, una tiene ojos y le encanta tener un ecohuerto cerca pa cuando le entre hambre. Me lo encontré en el ascensor, vi qué botón pulsaba, me quedé con la copla, fingí que hacía cosas en casa y quince minutos después subí dos plantas pa tocarle el timbre y pedirle sal. Sí queridas, no me curro ni las excusas porque ya no tengo ganas.

Me dice que sí tiene, se da la vuelta y me deja en el rellano, le pregunto si puedo pasar mientras paso. Observo, veo orden y cajas sin desembalar, no fotos de posible pareja, no identifico olores que no sean los de su perfume y para salir de dudas pregunto: ¿vives solo?

-Sí, me acabo de mudar.

-Ay, pues que bien, yo vivo con dos compis de piso, menos mal que no me mudé con mi ex.

-Mudarse con las parejas siempre es un error.

-¿Tú tienes pareja?

-Vas un poco a saco, ¿no?

-Solo he venido a por sal.

-¿Seguro?

-No. ¿Follamos?

Entiendo que podéis pensar que soy una flipada, que esto es mentira y que ni en mentiras y gordas serían capaces de hacer algo así. Cariños, probad a decirle a un hombre ‘¿follamos?’, así, sin más, a ver cuántos os dicen que no. No folláis más porque no queréis. He dicho.

El caso, que pone cara de estar flipando, se acerca, a pocos centímetros se para, me mira y me dice ‘¿en serio?’. Le como la boca a fuego y ale, polvo que te crió. Estamos ahí a tope de power, no estaba siendo el mejor polvo de mi vida, tampoco el peor y decido que es momento de correrme, así que me coloco a cuatro patas porque es como yo más noto los penes y como más cómoda estoy, me agarra de los hombros, de repente me doy cuenta de que como se venga arriba me agarra del ‘pelo’, mientras ese pensamiento intrusivo se cuela en mi cabeza, su mano se acerca a mis cabellos, los agarra con firmeza y efectivamente, se queda con mi peluca en su mano. 

OJALÁ alguien hubiera estado en esa habitación para verla la cara al vecino… Es que el pobre literal no sabía qué hacer, miraba la peluca, luego a mi calva, luego a mis ojos y así sucesivamente, sin decir absolutamente NADA. Estaba MUY agobiado, a mí me entró la risa porque pobrecito real, empecé flojito pero acabé descojonada (con su polla aún dentro), de repente él se puso a reírse mazo también, nos dio un ataque de risa, sacó su pene de mi chocho y me empezó a pedir perdón sin parar. Le dije que no pasaba nada, que a mí no me molestaba, que yo lo sentía por él por si le había molestado que no le dijera nada y se había llevado un susto, me dijo que para nada, que a él se la sudaba y que estaba muy guapa también sin pelo. 

EXCUSE ME????

Real no sabéis la CANTIDAD de señores que me han ‘dejado’ o que han dejado de follar conmigo cuando se han enterado de que no tengo cabellera en el cogote. Ahí me puse intensa porque es algo que no pude evitar, en plan: ¿en serio que no te molesta? ¿pero seguro que te da igual? ¿no te ha sentado ni un poco mal?

Me repitió que se la sudaba en repetidas ocasiones, yo me vine arriba, le comí la poronga y un polvo sin más pasó a ser EL POLVO. Así, de repente. (Luego voy de que no necesito aceptación ajena LOL).

Y nada, solo os quería contar que después me quedé a cenar, al día siguiente a desayunar y llevamos así mas de quince días. ¿Es posible que me case con mi vecino algún día? No seré yo quien cierre esa puerta. 

 

Anónimo