Amor & Polvos

Follodrama: ¿vas a echarme un polvo o invadir Polonia?

Me considero una persona muy organizada, o al menos eso pensaba hasta que conocí a Ramón…

Esta no es una historia super romántica de “chico conoce chica, se miran y saben que están enamorados”. Es más bien una historia del siglo XXI con Tinder de por medio.

Así es, sucumbí a los encantos de la dichosa aplicación y conocí a este chico, Ramón. Era mono, tenía una bio divertida y había estudiado una carrera parecida a la mía así que la conversación estaba asegurada. Y efectivamente, hablamos durante horas por el chat de la aplicación y acabamos dándonos nuestros teléfonos.

Nos pasamos un par de semanas hablando un montón y realmente me gustaba mucho el chaval. Era muy inteligente y las cosas fluían, estaba cómoda. Era inevitable que acabásemos quedando en persona.

Viernes a las diez de la noche en un bar. Entro y allí está él. Guapo, sexy, carismático. Empiezo a mojar las bragas.

Hablamos, bebemos y comemos, y de repente me besa. Yo ya estoy cachonda como una quinceañera que está descubriendo la masturbación.

Pedimos la última cerveza y nos vamos a su casa. Por el camino la cosa va que arde. Nos paramos en cada portal, nos sobamos, nos acariciamos, nos lamemos el cuello y nos comemos la boca. Y cuando llegamos a su casa empieza lo bueno, pero lo bueno se hace esperar…

Abrimos una botella de vino blanco y nos la bebemos mientras seguimos hablando y besándonos a partes iguales.

¿Por qué no follamos?, me pregunto yo.

Pero estoy tan a gusto que tampoco me quejo, así que seguimos con esa dinámica hasta que me mira serio y dice:

“Mira, vamos a hacer lo siguiente: te desnudo aquí en el sofá, te beso un poco. Si eso te como, me puedes comer tú también. Y después pasamos a la habitación. Allí podemos follar en la silla, que es muy cómoda. Y luego por variar de postura en la cama a modo perrito o si quieres con las piernas sobre mis hombros, como te guste más.”

Imaginaos mi cara. Yo no sabía si estaba elaborando un plan para follarme a lo bestia o para invadir Polonia. Entre tanta planificación se me corto bastante el rollo e hice lo que no hay que hacer nunca: follar por compromiso.

Al día siguiente me fui y me preguntó por WhatsApp que si me había gustado. No fui capaz de decírselo en persona, así que le escribí un mensaje diciéndole que a mí me gustaba el sexo más espontáneo.

No volvimos a quedar. ¿Soy rara o a vosotras también os habría parecido lo más cortarrollos del mundo?

Anónimo

 

Envíanos tus follodramas a info@weloversize.com

Compartir:

Login