No sé si te habrá pasado a ti también, pero de pequeña odiaba los platos calientes como las habichuelas con arroz. Día que tocaba plato caliente, día que protestaba. Menos mal que crecí y se me pasó la tontería. 

Después de un tiempo fuera de casa, me di cuenta de que echaba de menos platos de este estilo, que antes echaba de más. En su momento me pareció curioso cuando menos.

¿Yo, habichuelas con arroz? ¿Patatas guisadas? ¿Me estaba volviendo loca? Creo que nos pasa un poco a todo el mundo una vez que te independizas y no tienes a nadie que te insista en que te lo comas.

What The Hell Reaction GIF by Bounce - Find & Share on GIPHY

Por alguna razón, además, pensaba que estos platos tenían una dificultad grandísima. Así que yo, torpe certificada desde nacimiento, creía que iba a ser incapaz de hacerlos nunca. Puede que la culpa sea de triturar las verduras, no lo sé, pero yo lo veía complicadísimo.

Al tener esa idea preconcebida, fui dejándolo pasar y conformándome cuando volvía a casita a ver a los padres. Hasta que un día, debido a la situación en la que nos encontramos, las ganas me pudieron y me armé de valor.

Me puse a buscar recetas de habichuelas con arroz sencillas, hice un mejunje con lo que más me gustaba de cada, y lo hice. Spoiler: Me salieron, sorprendentemente, bastante buenas. ¡Y a la primera!

Happy Apple GIF by Albert Heijn - Find & Share on GIPHY

Por eso mismo, he pensado que sería buena idea escribir la receta. Si quieres hacer habichuelas con arroz, quieres que sea algo sencillo y nunca te has atrevido, esta es tu receta. No te hace falta una super olla para ello ni nada.

Es una receta muy fácil de seguir para principiantes y personas que quieran hacer un plato sano y a la vez contundente. Además, si quieres que sea vegano, podrás hacerlo y disfrutar del plato igual.

Quiero aclarar que normalmente utilizan habichuelas o judías blancas. Yo he usado rojas y creo que no habría problema en utilizar las que más te apetezcan. Allá vamos:

Thats So Raven Chocolate GIF - Find & Share on GIPHY

Ingredientes:

  • Un puñado del arroz que desees (yo suelo echar unos 200 g de arroz integral)
  • 250 g de habichuelas (o medio bote)
  • Un par de dientes de ajo
  • Una cebolla pequeña, o media cebolla mediana/grande
  • Un pimiento verde
  • Un pimiento rojo (yo lo echo entero)
  • Un tomate
  • Una cucharada de pimentón dulce
  • Sal al gusto
  • Una pastilla de caldo de pollo/vegetal
  • Orégano
  • Una hoja de laurel
  • Aceite de oliva virgen extra

habichuelas con arroz

Preparación:

Una vez que has asimilado que vas a hacer este platazo y tienes todos los ingredientes a mano, vamos manos a la obra:

Primer paso

Si vas a utilizar habichuelas o judías normales, ponlas en remojo la noche anterior a la que vayas a hacer el plato. Yo no puedo planificar tanto, normalmente no sé ni en qué día vivo y por eso, uso habichuelas de bote y no me escondo. Si eres de las mías, con que tengas un bote, las enjuagues y eches la mitad cuando te indique, vas de sobra.

En primer lugar, pon la olla a calentar con un poquito de aceite y ve añadiendo las siguientes verduras que vas a sofreír: primero, ajos cortados en láminas, y cuando estén doraditos, haz lo mismo con la cebolla, después los pimientos y por último el tomate. Vas a hartarte un poco de cortar verduras, pero merecerá la pena.

Segundo paso

Cuando esté todo sofrito y pochadito, vamos, esté blandito, aleja las verduras del fuego y añádele la cucharita de pimentón dulce. Si tienes una cuchara de palo para remover, mejor que mejor, así evitas que el pimentón se queme y quede un sabor amargo. Después de mezclarlo, añade las habichuelas, y échale un poquito de sal, de orégano y una hoja de laurel.

Si el arroz con el que lo vas a preparar es integral, es el momento de echarlo también. Tras esto, cubre la olla con agua para que quede aproximadamente un dedo por encima y vuelve a poner la olla a fuego ya alto hasta que rompa a hervir. Cuando al fin hierva, añade la pastilla de caldo, de pollo o vegetal, aquí ya al gusto.

Tercer paso

Una vez echada la pastilla, baja la potencia a fuego medio y pon una tapa. Si vas a usar arroz normal en vez de integral, échalo cuando veas que el guiso se está espesando. El arroz integral necesita más tiempo de cocción y por eso debe echarse antes.

A partir de aquí, ve removiendo hasta que veas que está lo suficientemente espeso y que el arroz está blando. Si en algún momento ves que necesita más agua, ve añadiéndole más agua sin problema.

¡Y ya está! Ya tienes este platazo y sólo te queda devorarlo y disfrutar de lo gran cocinera que eres.

Consejos:

  • Si vas a hacer el guiso para personas a las que no les gusta encontrarse los trocitos de verduras, siempre puedes pasarlos por la batidora al final de la cocción y hacerlos puré. Después, lo vuelves a añadir el caldo y se quedará algo más espeso. Personalmente, me gusta dejar las verduras sin batir, pero ya es cuestión de gustos.
  • Puedes hacer este plato sin arroz si lo prefieres, pero lo complementa muy bien y le aporta proteínas y aminoácidos muy ricos.

No tengas miedo a que te salga mal y no dejes que te frene a intentarlo. Estoy segura de que quedará bastante bien y acabarás muy contenta del resultado, y que de ahí ya sólo irás mejorando.

Si prefieres otros platos, siempre puedes echarle un vistazo a otras recetas. Otra muy buena idea es complementarlo con un buen postre. ¡Qué aproveche!

habichuelas con arroz