La Ptosis Palpebral o el síndrome de párpados caídos es una enfermedad más común de lo que pensamos y pueden sufrirla desde los más pequeños a los más mayores. Básicamente se resumen en la caída del párpado provocando una pérdida de visión, la dificultad para mantener los ojos abiertos y la tendencia a arquear las cejas para conseguir recuperar algo de vista.

Esta enfermedad se puede sufrir en uno o en ambos ojos, es mucho más fácil de identificar cuando sucede en uno solo porque la diferencia de altura entre un párpado y el otro es más que evidente. Cuando sucede en ambos simplemente tenemos que observar la altura a la que se encuentran los párpados móviles, si encontramos ambos más cerrados de lo normal: hay que buscar una solución. 

Para poder darle una solución a este problema tenemos que recurrir a la cirugía, la cual nos permitirá una mejor calidad de vida y una mejora claramente estética. Las técnicas más comunes para acabar con esta enfermedad son:

  1. Reinserción de la aponeurosis del elevador
  2. Conjuntivo- Müllerectomia
  3. Resección del músculo elevador
  4. Técnicas de suspensión frontal

La Reinserción de la aponeurosis del músculo elevador es la técnica más común, la que se aplica en la mayoría de casos. Consiste en la realización de una pequeña incisión a nivel del pliegue palpebral (no visible, y de buen resultado estético) que permite acceder, tras una buena identificación de los tejidos, al tendón o aponeurosis del músculo elevador. Una vez es identificado, se tensa y se ajusta para lograr la elevación adecuada.En menos del 10% de los casos es posible que sea necesario un reajuste para conseguir el resultado óptimo.

La Cirugía conjuntivo o Müllerectomía consiste en la resección de conjuntiva y músculo de Müller, se realiza por acceso posterior (con el párpado evertido) y no se realiza ninguna incisión a nivel de la piel. Tiene un alto grado de predictibilidad en cuanto a altura y contorno, y se utiliza para corregir ptosis de bajo grado, de entre 1 y 2 mm.

La Resección del músculo elevador es la más común entre los más peques de la casa. Esta técnica se emplea cuando la función del músculo elevador no es buena pero se encuentra conservada. Es similar a la de la reinserción de la aponeurosis, pero en este caso se actúa directamente sobre el músculo elevador para conseguir una buena elevación y movilidad del párpado.

Finalmente, las Técnicas de suspensión frontal se utiliza en casos en que el párpado no se puede abrir porque la función del músculo elevador es muy pobre, se utiliza ésta técnica para transmitir el movimiento de la ceja sobre el margen palpebral, para que de esta manera al levantar las cejas se abran los ojos y el paciente pueda ver. Se colocan unas bandas profundas de material no extensible que van de la ceja al párpado del lado afecto.

De entre todas las clínicas existentes para realizar este tipo de cirugías una de las más conocidas y mejores resultados es la del Doctor Miguel Gonzalez-Candial, es uno de los pocos especialistas en Cirugía Oculoplástica que dispone de la máxima acreditación de la Sociedad Americana de Cirugía Plástica Oculofacial, A.S.O.P.R.S.