Cuando estamos en pareja, tenemos que aguantar muchas cosas y personas por ejemplo: a los suegros, a los cuñados incluso a los amigos borrachos, pero creo que una de las peores es: LA AMIGA CELOSA DE MI NOVIO.

A veces entre mujeres no nos entendemos, incluso nos ponemos a parir entre nosotras, nos juzgamos, pero cuando hay celos la cosa va más allá.

Hace 10 años que estoy con mi chico y como yo estoy lejos de mi familia y amigos (viven fuera de España ) nos juntamos con los amigos de mi novio, los cuales se han hecho mis amigos también. AMIGOS porque el caso de ellas… es otro y digo ellas porque esta historia es de una de ellas.

Sofía es la mujer de uno de sus amigos, que se cree que su (ahora marido), me tira los trastos, pero él es así con todo el mundo y ella me tiene entre ceja y ceja. A veces pensaba que era cosa mía, las miradas de ella, algunos gestos extraños… no sé, cosas que parece que solo lo ves tú, hasta que un día te das cuenta de que hay algo más y no es cosa tuya.

Os pongo en contexto:


Samuel es un chico cariñoso, gracioso, siempre está con bromas y ella es la sombra de él sinceramente, está un pelín amargada. Cuando se casaron, fuimos mi chico y yo a felicitarles y darles dos besos, como se hace de costumbre y ella tiró del brazo de él… y apenas me miró ni me dirigió la palabra en toda la boda (hablo de él) cosa que me pareció raro, ya que con los demás si estaba normal. Yo no le di importancia, porque como he dicho antes, creía que era cosa mía y quería pasarlo bien. De hecho, no lo pasamos muy allá y mi novio y yo hicimos bomba de humo jaja
Pero unos meses después de la boda y de algunos gestos feos más, en quedadas que hacemos, pasó algo que confirmaron TODAS MIS SOSPECHAS y no solo las mías, sino la de TODOS LOS PRESENTES.

Era una cena-despedida de uno de los amigos que se iba a vivir fuera de España, os podéis imaginar que estábamos todos juntos, Samuel me empezó a decir cosas como: qué guapa estás, haciendo a mi chico bromas sobre nosotros etc y ella le daba golpecitos en el brazo y miradas que si mataran, después de esa cena habíamos ido de entierro.
Pero llegó un momento que nadie se esperaba que delante de todos Sofía se levantó de la mesa  y le empezó a chillar

¿QUÉ COÑO TE PASA CON SARA? TODO EL RATO SARA, SARA, SARA EN   LA PUTA BOCA”

Mi cara era un poema, pero los demás estaban mirándome A MI, Samuel estaba blanco y mi novio muriendo de la risa por dentro, porque estaba como un tomate aguantando. Yo lo único que hice fue levantarme e irme corriendo literalmente al baño porque me estaba CAGANDO, no sé si fue del momento o porque ya venía así de casa y ahí es cuando me di cuenta que no estaba loca, sino que era real que esta tía tiene un problema conmigo. Es más me sigue mirando raro, en navidad nos volvimos a ver y él me saludó muy escueto y cuando ella se fue él me abrazó jajaja.

 

En fin, creo que las mujeres POCO nos equivocamos cuando pensamos que hay algo (en mi caso) porque por la parte de Sofía no creo que haya nada, sino que está obsesionada conmigo… pero esta historia continuará, ya que en marzo hemos vuelto a quedar todos de nuevo y no iba a ir (por la que se pueda liar) pero iré para ver cómo continúa la historia y así poder compartirla con vosotras. ;)

 

Assilem