Amor & Polvos

Las historias más divertidas de mis amigas en Adopta un Tío

A veces me da un poco de palo ser la única casada del grupo. Sí, quiero a mi chico con todo mi corazón, pero cuando mis amigas me cuentan sus historias de ligoteo, me da una envidia brutal.

Yo conocí a mi señor esposo gracias a Adopta Un Tío allá por 2015, y como me fue tan bien, ellas son fans acérrimas de esta app. Además tenemos la costumbre de contarnos absolutamente todo en el grupo de WhatsApp y cuando alguna tiene una cita, es obligatorio mandar una foto del susodicho antes para que le demos el visto bueno. Somos como el jurado de OT, pero con más guasa.

Hoy me he animado a compartir mis tres historias favoritas para que veáis que los milagros existen y sino siempre puedes echarte unas risas.

El amor de la infancia de Alejandra

¿Alguna vez os habéis imaginado reencontrándoos con vuestro amor de la infancia años después? Pues es lo que le pasó a mi amiga Alejandra.

Aitor fue su primer novio cuando eran unos niños y lo máximo que hicieron fue darse un besito tonto en el escondite del parque. Después él se cambió de colegio y no se volvieron a ver hasta hace un mes.

Abrió la aplicación y allí estaba Aitor, más guapo que nunca y con barba. De momento han quedado todos los fines de semana y la cosa promete. No sé si acabará en algo serio, pero ojalá sea así porque es la historia más bonita del mundo.

Ya sabéis lo que dicen, el primer amor nunca se olvida.

El vecino de Lucía

La historia de Lucía no es tan romántica, pero nos echamos unas risas cuando nos la contó.

Ella es de esas personas que jamás recuerdan las caras de la gente, y cuando conoció a Adrià, le pareció un completo desconocido.

Quedaron en un bar del barrio y pensó “qué bien, así si las cosas salen mal no tardaré en llegar a casa”. Lo que no sabía es que Adrià era su vecino.

Sorprendentemente la cita fue bien y él la invitó a su casa. Al llegar al portal, Lucía flipó en colores. Se acostaron, pero la cosa no fue a más porque ninguno quería nada serio. Eso sí, cada vez que coinciden en el ascensor, Lucía se pone roja como un tomate.

¿Cuáles son vuestras historias más graciosas? Os dejamos con dos que nos han llegado a la patata.

Buenas! Respecto lo de adopta un tío… Yo creía que iba a ser como las típicas aplicaciones donde conoces a alguien y fue muy grata la sorpresa. Abrí la aplicación y tras salirme su foto como 10 veces decidí meterlo en la cestita. Allí estaba Iván, con su pelo rizado, tatuajes, septum y su cara de niño bueno. A pesar de la distancia quedamos y con la tontería me entere que es el mejor amigo de mi primo. Mis días libre lo visitaba, fines etc y así llevamos ya medio año. Creo que le debo de dar las gracias a adopta por traerme a Iván a mi vida. Gracias!

.

Mi nombre es Maria y os escribo mi historia amorosísima con mi chico gracias a Adopta un tío.
Después de 10 años de relación, una boda, y unos cuernos tan grandes que ni por la Puerta de Alcalá cabían, decidí animarme y abrir un perfil en AUT.
Cierto que encontré de todo, y entre ese todo, a Rubén.
Quedamos sin más (había que desfogarse y así fue) y después de lo obvio, hablamos un poco de nuestras vidas.
Cada uno a su casa (y como bien dice mi madre) y Dios en la de todos. Seguimos hablando durante días hasta que nos dimos cuenta de que había algo más: congeniábamos, no parábamos de hablar de mil y una cosas…..hasta que decidimos volver a vernos.
Y aquí estamos, desde febrero en una pompa de buena vibra, amor y respeto mutuo y con vistas a compartir piso.
En conclusión, para mi AUT cumplió su cometido.
Espero que mi breve vivencia os sea de ayuda, sois geniales y hacéis que muchísimas personas se quieran a sí mismas, que eso no tiene precio.

Compartir:

Login