Lifestyle

Las tendencias de 2000 que nos siguen avergonzando

Madres, tías, abuelas o hermanas seguro que alguna vez te han enseñado fotos antiguas haciendo algún comentario del estilo “¡qué pintas!”, “¿cómo podía salir a la calle?” o “fíjate lo que estaba de moda, hija”. Pero…si tienes 25 años como yo, me entenderás muy bien cuando te dijo que nosotras sabemos lo que es, realmente, ver fotos de nuestra adolescencia sintiendo auténtica vergüencita ajena. Seguro que recuerdas muy bien todas estas horrorosidades que estaban de moda hace 10 años:

 

  • Las toreras.

Sin ser yo torera ni nada de eso. Estas horribles mini chaquetitas estaban súper de moda en nuestra pubertad. Las había de todo tipo: de punto, con abalorios e imperdibles, incluso de licra… En mi caso las llevaba súper apretadas y se me salían las chichillas por la zona de la axila y eso hacía de las toreritas un complemento mucho más horrible.

  • Los pantalones de campana (technowave).

Muchas veces agradezco a mi madre no permitirme gastar 50 euracos en estos pantalones tan horribles, por eso no tuve ninguno de color chillón-neón-flúor-horribles. Eso sí, mis buenos vaqueros de campanaza no me los quitaba nadie.

  • Las zapatillas de plataforma.

Sí amigas, sé lo que estáis pensando. Ahora, en 2018, se llevan mucho las zapas con plataformón. Pero no es el caso de estas bambas, que simulaban que estábamos subidas en un bloque de hormigón. Nunca olvidaré el tropezón que me pegué en una de mis primeras citas de la juventud por hacer uso de ellas <3

 

  • Los collares largos de perlas.

Cuanto más largos mejor, para darles una o dos vueltas. Además, nos los poníamos con cualquier tipo de looks (¡incluso con los míticos adidas de terciopelo y cremallera abierta!). He de confesar que hubo una temporada en que perdí los míos y utilicé una guirnalda del árbol de Navidad de mi casa.

  • Los cinturones trenzados.

De todos los colores, pero estoy segura de que, como en mi armario, en el tuyo también predominaban los blancos, plateados y dorados. Porque, ante todo, sabíamos que combinaban con cualquier color de pantalón acampanado XD.

  • Las faldas encima de los pantalones.

Porque no sabías qué ponerte, si falda o pantalón, y le dabas a todo por no quedarte corta.

 

  • Bonus track: las pulseras de santos que se iban despegando.

Sin duda, uno de los peores ataques a la moda de los años 2000.

Amalia U.

Compartir:

Comentarios están cerrados.

Login