Querido diario

Mi teta, mis normas

Llevo casi 16 meses amamantando a mi hija a demanda, nunca me han llamado la atención por hacerlo en público, nunca. Se me quedan mirando, cuchichean a veces, pero siempre son buenos comentarios los que recibo por dar el pecho a mi hija.

El problema viene cuando ven que tengo un bebé de más de un año que sigue en la teta; cuando digo que mi hija se sigue despertando por la noche y sigue mamando.

“¡Lo que tienes que hacer es quitarle el pecho ya!”

¿PERDONA?

“Es que te usa como chupete, de ahí ya no saca alimento”.

¿EING?

“La niña lo que tiene es un vicio que no veas”

¿VICIO? ¿CON 15 MESES? JAJAJAJAJA Vicio dicen…

“No veas, es que está enmadrada”.

¿HOLA? ¿Cómo no va a estar enmadrada? Es un bebé que necesita a su madre Y PUNTO.

Oye, que yo soy la primera que cuando se pasa una semana sin dormir me quejo porque es A-GO-TA-DOR. La falta de sueño afecta en todos los aspectos, pero nadie, nadie me garantiza que mi hija vaya a dormir porque deje de darle el pecho. A ver si nos entra de una vez en la cabeza que son bebés que se están adaptando al mundo y somos los papás y mamás los que debemos adaptarnos a ellos y NO ellos a nosotros.

El colmo de los colmos es cuando mi médica de cabecera no me receta nada porque estoy amamantando y se cree con el derecho de decirme que para recetarme ciertos medicamentos “ES HORA DE QUITARLE LA TETA A LA NIÑA QUE SOLO TE USA DE CHUPETE”. ¿PERDONE SEÑORA? ¿PERDONE? Usted, doctora, permítame que le diga pero la medicina avanza y me da la sensación de que usted se quedó en el año la pera cuando le dieron el título.

¿Sabéis lo más cojonudo de esto? Que las frases mencionadas arriba las he recibido de mi entorno y ya no pienso callarme, no, no y no. Si os tomáis la licencia de decirme qué debo o no hacer con MI VIDA, no pienso cerrar la boca. Es mi teta, mi hija y mis normas. Que tengo 23 años pero no soy ninguna niñata que no sabe como educar y criar a mi hija. Quizás otras cosas no, pero esto lo tengo muy claro.

Así que si estás en esta situación o estás dando el pecho, no permitas que nadie se meta donde no le llaman. ¿Sabes por qué? Porque solo tú que has decidido tomar el sacrificio de dar el pecho eres la que debe tomar la decisión de dejarlo cuando creas conveniente, como si decides esperar a que el niño deje de forma natural de amamantar.
Así que mami que estás dando el pecho, mucho ánimo y sigue haciéndolo como lo haces, eres una CAMPEONA, lo estás haciendo bien.

@jennigalleego

Compartir:

Login