Moda

Botas de agua para gemelos anchos

Gemelos XL o no tan XL, porque a la mínima que no tengas una pierna delgadita habrás notado que es complicado encontrar botas de agua que te sirvan. Botas de agua, catiuscas, wellies… llámalas como quieras. El caso es que no ceden, son duras como camiones y las que tenemos un gemelo un pelín más ancho de lo normal sufrimos por no poder ir pisando charcos como cualquier mortal. Con este post os sentiréis identificadas curvys y no tan curvys y es que tengo muchas amigas que siendo delgadas tienen problemas para encontrar botas que les queden cómodas de caña.

botasdeagua_bajitas

1. Optar por botas de agua bajitas. Este año están casi más de moda que las altas y son una solución si no llegamos a encontrar unas normales que nos gusten. Estas son de Dorothy Perkins, Mulaya y Tesco respectivamente. El problema es que este tipo de botas suelen quedar bien solo con pantalones, pero pueden hacernos un apaño y son muy baratas.

katiuskas_broche

2. Arriesgarnos con botas de agua que tengan cierre regulable. Y digo arriesgarnos porque aunque parezca que al tener un broche arriba la bota pueda ceder un poco no siempre es así. Por desgracia nos toca practicar aquello del prueba y error. Estos dos modelos son de New Look.

hunter-caña-ancha

3. Invertir un poco más. Las clásicas Hunter (más vistas que el tebeo) tienen sección con anchos especiales pero nadie te quita de pagar 100€ contantes y sonantes por unas botas de plástico.

botas-ancho-especial

4. Acudir a tiendas de anchos especiales. Gracias a Internet la mitad de nuestros problemas tienen solución y el de las katiuskas para piernas más grandes es uno de ellos. Tiendas como Jileon, The Welly Shop o Marisota ofrecen una gran variedad de botas de agua de anchos especiales

wellies

5. Ebay. Bendito Ebay. Maravilloso Ebay. Con búsquedas como ‘wide calf wellington boots’, ‘wide calfe wellies’ o ‘wide wellies’ encontrarás cientos de modelos a elegir. Atentas a los gastos de envío ya que estas botas suelen pesar un quintal y medio y eso hace que enviarlas desde otro país suba muchísimo los costes.

Una vez tengas tus botas de agua en casa y si no quieres cocinarte el pie dentro de ellas te recomendamos que te hagas también con calcetines específicos también llamados ‘welly socks’. Ahora sí, ya estás lista para atravesar la ciudad de charco en charco. ¡Disfruta!

Compartir:

Login