Desde pequeña siempre he querido el pelo rojo, esa peculiaridad de la familia de mi madre que no heredé. Putadas que nos gasta la lotería genética. En el resto de aspectos sí me parezco: la piel muy clara, el pelo más bien rizado, y muchas pecas y lunares.

Esas marcas eran, para mí, muestra de mi alma de fuego. Me reconocía en ellas y me hacían sentirme especial, única. Pero cuando yo era adolescente no estaban bien vistas y más de una vez me insistieron en que usara cremas para evitar las pecas. WTF!?

Cosas de las modas, a finales del año pasado se puso de moda pintarse pecas falsas para conseguir un aspecto más juvenil, con tutoriales en youtube y todo.

Las pecas me gustan: ¿estáis viendo las fotos de este post? ¡Son una pasada! Inspiran a muchos fotógrafos –mira las cuentas de Instagram de Maja Topcagic o Brock Elbank– y a mí me conectan con la imagen infantil de esas personas. Y permiten hacer reconocible una piel, situarnos en un territorio siguiendo las pecas como si de estrellas se trataran.

 

Esta marcas no son más que una acumulación anormal de pigmento en un punto de la piel. La tendencia a aparecer en unas mismas zonas del cuerpo en los miembros de una misma familia demuestra el componente genético de esta peculiaridad que tiene amantes y detractores a partes iguales.

Personalmente las veo adorables. Defiendo a capa y espada que las pecas molan pero hay que vigilarlas, eso también. Si acumulas muchas pecas, lunares y manchas, sí o sí, haz una visita anual al dermatólogo.

Y esto va para todos: protégete del sol. Ya está en marcha la campaña solar de la AECC, que nos anima a disfrutar del sol de forma correcta durante todo el año y especialmente en verano.

 

11 comentarios

  1. Qué rabia que te dijeran que eran feas, yo recuerdo un dicho que se decía por mi zona «cuanto más pecosa más hermosa». Y recuerdo que ha habido actrices que han salido siempre con sus pecas, desde la de Pipi Lastrum, a la pelirroja de UPA dance. Incluso Nicole Kidman se hizo famosa con ellas, aunque luego se las quitó (y se hizo otros muchos cambios que para mí le quitaron naturalidad, pero si le gustan no soy quién para cambiarla).
    Pero en fin, supongo que el ser humano siempre ha intentado crear complejos hasta con las cosas más absurdas, espero que vaya cambiando.

    Comentario by Anonimilla on 30 de junio de 2016 at 11:56
  2. Son esas cosas que te dicen con la mejor intención pero no están bien dichas… Con suerte, conseguimos superarlas e ir soltando complejos poco a poco para ser más felices. Besos.

    Comentario by teresa díaz guzmán on 18 de julio de 2016 at 08:40
  3. De pequeña era mucho más pecosa de cara que ahora, adoro mis pecas y las tengo más o menos vigiladas

    Y sí, algunas pecas son heredadas, tengo una en la muñeca, que la tiene mi padre en el mismo lugar y mismo tamaño.

    Totalmente de acuerdo con que algunas hay que vigilarlas, si ves cambian de color o tamaño no dudes en ir al dermatólogo. Si no te ves las de la espala pide a alguien que te revise, o como dice Teresa, no cuesta nada ir una vez al año al dermatólogo para que te haga revisión. Cuidad vuestra piel.

    Como rezaba el título de un viejo programa de tv. Más vale prevenir que curar….

    Comentario by Ana M. on 30 de junio de 2016 at 12:03
  4. Pues yo no estoy a gusto con las mías. En verano si me descuido con el sol, se juntan unas con otras creando manchas que no molan nada

    Comentario by Rbk on 30 de junio de 2016 at 13:30
  5. Bueno, pues protectores para evitarlas entonces, Rbk. ¡Ánimo!

    Comentario by teresa díaz guzmán on 18 de julio de 2016 at 08:39
  6. Yo soy una súper pecosa…las tengo por todo el cuerpo. Antes no me gustaban nada, porque son muy oscuras y porque no somos muchos los que tenemos tantas. Ya sabes, el complejo de ser diferente… Pero ya hemos hecho las paces ellas y yo, y ahora no podría imaginar mi cuerpo si ellas. Eso sí, requieren cuidado extra, sobre todo los lunares!

    Comentario by Sarah on 30 de junio de 2016 at 15:40
  7. ¡Qué bien hacer las paces con nuestras diferencias, Sarah! ¡Enhorabuena! :)

    Comentario by teresa díaz guzmán on 18 de julio de 2016 at 08:37
  8. Yo soy pecosilla por la parte de la nariz y las mejillas. Y lunares tengo bastantes jajaja Todo herencia de mi madre. Nunca me han desagradado, aunque es cierto que desde hace unos años ya me protejo muchísimo la piel porque comenzaban a salirme más con mucha facilidad. Y en verano como no suelo ir con maquillaje se me notan mucho más xD Son parte de lo que una es, así que a lucirlas con orgullo ;D

    Comentario by Betty on 30 de junio de 2016 at 19:11
  9. Tengo pecas y lunares moderados por todo el cuerpo, quisiera tener muuuuchos, de niña tenía el pelo rojo oscuro como las barbas de mi papá (muy moreno tipo café oscuro cobrizo, con ojos amarillos y pelo y barba ya canosos pero antes color rojo quemado), pero se quitó antes de entrar a primaria y es café muy oscuro aunque lo cool es que el tono del reflejo cambia con el tipo de luz artificial o con la hora del día, aveces brilla como cuervo azulado, otras rojizo, naranjita, verdoso, dorado y otras púrpura <3 un amigo dice que es porque soy una wicca <3

    Comentario by sXeRiotWiccanDoll on 1 de julio de 2016 at 10:55
  10. Yo también tengo algunas pecas en la cara y recuerdo que cuando era pequeña las odiaba. ¡Ahora estoy completamente enamorada de ellas! Siento que me hacen especial y diferente a los demás.

    Comentario by Atram on 4 de julio de 2016 at 12:36
  11. «Nos son pecas…son manchas. ¡Tápalas!»
    Una vez más, todo estaba siempre mal conmigo. Y a mi que me molaba el verano porque mi nariz y mis mejillas se ponían flamencas…
    Menos mal que a esto no hice caso. Soy así, de tipo nórdico..¡y es lo que hay!

    Comentario by Raquel Venancio on 20 de diciembre de 2016 at 18:32

Política de Comentarios de Weloversize

Responsable: We Lover Size SL | Finalidad: Gestión de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento Por favor lea nuestra Política de Comentarios antes de comentar.