Cultura

Sansa, cuánto poderío tienes dentro metío

Nota: este post es oscuro y alberga spoilers. Luego no digas que no te avisé.

Reconozco que me alegra muy mucho que haya acabado Juego de Tronos. Es curioso porque soy fan a muerte, pero estaba hasta los mismismos ovarios de la gente dando por el culamen en redes sociales.

  • Por un lado, los que hacen spoilers. ¿Tienen alma esas personas?
  • Por otro lado, los que se quejan de cosas que no son spoilers. Vamos a ver, que tu compi del curro te haya dicho “pues no me ha gustado el último capítulo” NO es un spoiler. Otra cosa es que te cuente lo que pasa, pero amigui, eso es sólo una opinión.
  • También están los que SÓLO hablan de la serie. Nadie quiere leer tus ochomil tweets hablando del final alternativo que se te ha ocurrido mientras hacías caca. Really, nadie.
  • Y por supuesto los que se creen especialitos por no ver Juego de Tronos. Sí, esos que leen libros mega raros y sólo ven cine turco alternativo porque lo mainstream no mola. ¡Pesaos!

Total, que la serie ha acabado por fin y yo ya puedo dejar de odiar, así que ha quedado un vacío en mí. Me puse a pensar en cómo podía llenarlo y se me ocurrió una forma: demostrando mi tremendo amor hacia Sansa Stark, el mejor personaje de la serie.

¿Por qué? Pues…

  1. Porque mandó callar a su tío con todo su papo

Me recordó a la cena de Nochevieja de mis amigos del instituto, cuando el capullo de la clase e puso a contar cuñadeces y movidas homófobas, racistas y sexistas. Yo llevaba un par de copas de más y a lo mejor fui más borde que Sansa, pero el mensaje es el mismo… “Tío, siéntate y ya de paso cállate la puta boca”.

  1. Por su evolución como personaje

La misma Sophie Turner ha hablado sobre esto. Sansa se convirtió en una mujer fuerte, inteligente y asertiva pese a sus circunstancias y no por ella. Tuvo que vivir cosas horribles: violaciones, maltrato, humillaciones, cautiverio. Se podría haber derrumbado y tendría mil razones para ello, pero no lo hizo. Lloró, vio cómo mucha gente a la que adoraba moría y siguió adelante. Es un ejemplo de superación y de empoderamiento.

  1. Por la escena de la coronación

No sé si os habréis percatado, pero Sansa siempre fue un personaje un pelín influenciable. Cuando conoció a Cersei adoptó sus técnicas de manipulación y hasta su peinado, y cuando conoció a Margaery Tyrell más de lo mismo.

Si os fijáis en la escena de la coronación como Reina del Norte del último episodio, lleva el pelo suelto, mostrando su verdadera identidad, su verdadero yo. Me puto flipa, amigas.

  1. Porque levanta ampollas en los machitos

Yo no sé qué pasa con este personaje que los señoros se vuelven loquers. Como en la primera temporada era un poquino repelente, aprovechan eso para criticar absolutamente todo el resto, independientemente de su evolución.

En resumen, le tienen un asquete que no es ni medio normal y qué queréis que os diga… ¡A mí eso me encanta!

  1. Porque en el libro también es una reina y representa a todas las mujeres

Necesitaba compartir este tweet. ¿A quién no le ha pasado fijarse en un tío que está más bueno que el queso y que luego sea gay? ¡A mí sí!

Contadnos en comentarios vuestras razones para amar a Sansa Stark.

Compartir:

Login