Sex & Love

¿Soy ninfónama o sencillamente me gusta mucho follar?

Follar o no follar, ya no es la cuestión, sino cuantas veces entra dentro de lo “normal” y esto  trae de cabeza a muchísima gente. ¿Cuántas veces es lo adecuado? Esta pregunta me la encuentro muchísimo en consulta y me resulta muy curioso y os diré por qué.

Cuanto folles o dejes de follar con tu pareja es problema vuestro y de nadie más, yo siempre les pregunto lo mismo a los pacientes, ¿estáis a gusto con vuestra frecuencia sexual? Y si la respuesta es sí, pues apaga y vámonos, porque aquí no hay problema alguno.

Mucha gente se aventura a decir lo que para ellos es lo ideal, yo la verdad que he escuchado de todo, desde todos los días, hasta una vez cada mucho tiempo. Y la gente se escandaliza cuando una persona dice que solo le apetece una vez a la semana, o al mes, y se les tiran literalmente al cuello. O si por el contrario dices que por ti sería todos los días ya te están tachando de ninfómana para arriba.

 

El mito más extendido es la frasecita de 2-3 veces a la semana, y a mí me fascina realmente. Hacer el experimento cuando estéis con un grupo de gente y si es mixto mejor que mejor. Ahí la fanfarronería aparece en menos de tres, desde lo de “nosotros a cada rato y todos los días” hasta los de la frasecita de 2-3 a la semana para no pillarnos los dedos.

 

Y es que esto amigos pasa siempre, siempre, siempre. No existe una ciencia cierta que diga cuantas veces son las ideales para una pareja, y lo malo es que los mitos se extienden cada vez más y hacen mucho daño. Como el de que le hombre siempre tiene ganas y la mujer bastante menos, MENTIRA MAS QUE MENTIRA.

Lo malo de esto, es que si tú como mujer has crecido escuchando eso, cuando tú tienes un deseo sexual NORMAL, que puede ser que te apetezca empotrar a tu pareja rato sí y rato también, te pienses que eres una autentica ninfómana y una perra desatada ¡Como poco!

Para que quede claro, una persona que tiene adicción al sexo, vive el sexo como algo ya hasta malo y dañino, es como cualquier adicción, lo necesitan para vivir, no pueden trabajar, ni tener relaciones normales con nadie porque el sexo lo invade todo y sobre todo es algo que viven con malestar y un absoluto descontrol.

A ti guapa que te gusta follar con tu pareja porque encima os entendéis, te da orgasmos que te rizan hasta las pestañas, lo que te pasa es que te gusta el sexo ¡Y punto! No hay nada malo, oscuro o perverso en todo esto.

También es importante entender que esta necesidad de empotramiento generalizado a cada rato, es muy típico de las primeras fases de la relación, ¡Ojo! Esto no quiere decir que cuando llevéis 10 años ya no tengáis sexo o con la misma intensidad, pero si es verdad que el sexo a lo largo de una relación va cambiando, y esa pasión elevada a la máxima potencia es más normal en esta primera fase. Hay gente que le dura meses y otra que le dura años, repito, como todo en la vida depende mucho de la persona.

Por eso es importante que aprendamos a dejar de GENERALIZAR, que lo que le va bien al de al lado lo mismo a mi ni fu ni fa. Que es importante que nos informemos y llamemos a las cosas por su nombre, porque considerarse ninfómana o frígida basándose en si te apetece más o menos sexo, no es solo poco acertado, si no que te puede llevar a asumir ciertas cosas que nada tienen que ver contigo.

Por otro lado, también es importante entender que las parejas tienen un ritmo sexual, es decir, la cantidad de veces que a cada uno de los miembros de esta les apetece tener sexo, por lo general las parejas que más duras son las que tienen unos ritmos más parecidos, pero también existen casos donde uno de los dos tiene más deseo y ganas que otro, la clave para esto es hablarlo y llegar a un acuerdo con el que ambas partes se sientan cómodos.

Así que amigas mías, el límite lo ponéis vosotras, con lo que os guste y sobre todo os sintáis cómodas, disfrutar de la sexualidad es cosa de cada uno, no os dejéis llevar por consejos y mitos, que poco o nada tiene que ver con la realidad, y sobre todo DISFRUTAR.

Aida Vallés Psicóloga especializada en Sexología y Terapia de Pareja, [email protected]

 

 

Compartir:

Login