Sex & Love

Traductor de señales anti-compromiso

Hello my friends.

Tengo la ligera sensación de que no nos enteramos de las señales de ‘no quiero nada serio’, ‘no me voy a casar contigo’, o ‘no estás en mi lista de prioridades’. Bueno, no sé si no nos enteramos o preferimos engañarnos a nosotras mismas.

Ojo, los hay que nos hacen creer que sí y luego es que no. No hablo de esos casos. Hablo de los que dejan bien claro con sus actos y sus palabras que NO se piensan comprometer/que no les importas tanto.

Así que vengo con la intención de traducir a un idioma un poquitín más duro esas señales. Así me odiáis a mí y vuestras amigas dejan de jugarse la amistad por ser sinceras:

  • Vive conectado a whatsapp (como todo hijo de vecino), pero tus conversaciones las abre una vez a la semana, contesta con monosílabos, etc. Traducción: te ignora abiertamente.
  • Tú escribes primero. Viene a significar que si por él fuera, probablemente no volveríais a hablar en muuuuuucho (pero mucho) más tiempo.

  • Dice que siempre está liado pero tú ves sus redes sociales y tiene una vida de lo más ociosa. Traducción: tiene cosas que hacer que le interesan más que tú.
  • Quedáis para acompañarle a comprar algo, para hacer tiempo hasta que lleguen sus amigos… Es decir: estar contigo no es el fin último.

Eso, ve enfadándote.

  • Siempre llega tarde / se arregla poco / no se interesa por la conversación. Es porque no le importas lo suficiente. Va a lo que va y no lo esconde.
  • Te hace saber (sí, sí: te lo dice a la cara) que no está dispuesto a tener una relación. También te dice que no sabe qué pensará mañana. Vamos, te marea. Lo que haces mal es acabar recordando sólo la última parte.
  • En público no te toca ni con un palo. Lee entre líneas: quiere que el mundo sepa que está disponible.

  • No suele preguntar ‘qué tal’. Es porque no le importa. De nada.
  • Es un picaflor nivel experto y te consta que en relaciones más serias se compromete más bien poco. Traducción: si te está empezando a gustar en serio, sal corriendo YA.
  • A la pregunta ‘qué hacemos cuando quedemos’ responde con enigmas. Enigmas significa: ‘follamos hasta que te enteres de que será lo único que hagamos juntos pero lo voy a maquillar para mantenerte alerta’.

  • Sieeempre pide más espacio. Claro, vive agobiado por los 2 ‘ok’ y los 3 ‘jajaja’ que le sacas con sacacorchos cada mes.
  • Se siente orgulloso de no estar emparejado: Porque todo el mundo lo está, porque es lo que toca según la sociedad… Se pone muy antisistema, sí. Pero te contaré un secreto: lo que pasa es que no le interesas. Así de fácil.
  • Cuando sabes de él, acabas aceptando algo que no querías hacer, o no era lo único que querías. Traducción: el mango de la sartén lo tiene él.

Y después de todo, sólo me queda añadir que si a vosotras os importa una mierda esto porque lo que queréis es un polvo de vez en cuando, fabuloso.

Si no, es mejor reconocer la verdad: no se está haciendo el duro, no está muy ocupado, sólo está dejando claro que él sí que sólo quiere polvos de vez en cuando.

Y en este caso, lo mejor será desengancharse cuanto antes.

Podéis huir haciendo la croqueta, en unicornio o en nabotaxi. Pero no sigáis conformándoos con las pepitas cuando queréis el brownie entero.

Imagen destacada

Compartir:

Login