Amor & Polvos

Sploshing, la nueva técnica para llegar al orgasmo

Queridas mías, el mundo del sexo está cada vez más en auge y no dejan de aparecer nuevas técnicas y formas para que tus pinchitos sean cada vez más fantásticos, o por lo menos diferentes.

Estaréis todas de acuerdo conmigo que después de un tiempo más o menos largo en una relación, la parte sexual puede ir un poco en decadencia, y cada vez nos cuesta un poquito más darlo todo como antes.

Son cosas normales y que tienen que ir pasando, porque si la fogosidad de los primeros momentos de la relación se mantuvieran mucho en el tiempo, nos pasaríamos media vida enganchados como perros y moriríamos por deshidratación.

Pero para cuando la cosa empieza a decaer un poquito, tenemos que empezar a currarnos un poquito más el asunto, para que estas sigan siendo por lo menos interesantes y a unas malas si sale mal, al menos te echas unas buenas risas con tu chico, que también se agradece.

Es verdad que esta “nueva” técnica está pensada para los amantes más glotones y golosos y por supuesto, no te tiene que importar el hecho de pringarte un poquito.

Siempre es importante tener claro que uses la técnica que uses, el objetivo tiene que ser siempre disfrutar y no solo llegar al orgasmo, porque si centramos nuestra sexualidad solo a los últimos segundos por muy intensos que sean, nos estamos perdiendo otras cosas muy buenas o no le estamos dando la importancia que se merece.

Entonces ¿en qué consiste en sploshing?

Pues básicamente esta nueva práctica consiste en hacer una mezcla entre la comida y el sexo. Se la considera una técnica sexual fetichista que consiste en usar varios alimentos y restregarlos pero bien en el cuerpo de nuestro amante o en el propio, para después ser devorados o devorar nosotros.

comer y follar

Esto viene siento el untarte con nata y chocolate de toda la vida de dios, pero ahora le ponen un nombre en inglés para que suene mas molón, sofisticado o interesante y ale, ¡arreando!

 

Aunque a estas alturas de la vida, hay cosas como que ya no nos van a descubrir, si es verdad que meter este tipo de novedades en las relaciones puede darle un toque distinto.

¿De dónde viene esta práctica?

Aunque no lo creas, tiene un origen milenario. Lo mismo te pensabas tú que eras la más traviesa del mundo y la más original por untarle en nocilla el asunto a tu chico, pero por lo visto ya los romanos se dedicaban a este tipo de cosas.

Ya en la antigüedad, nuestros queridos romanos, que todas sabemos que le daban pero bien al asunto de mil maneras, pues en sus maravillosas orgías mezclaban el tema de la comida y el sexo con mucha alegría.

Y estaréis todas de acuerdo conmigo que si comer es uno de los grandes placeres de la vida, si lo combinamos con sexo que es otro, ¡Mejor imposible!

Solo que te recomiendo que elijas bien el escenario donde vas a usar tus armas de mujer y la comida que vas a utilizar. Porque no es lo mismo sacar la nocilla en la parte trasera de tu Ford Ka donde poco podemos hacer, que en la comodidad de una cama o por lo menos en una casa.

Todas recordaremos la escena de Samantha en Sexo en Nueva York 2, cuando le prepara sushi a Smith y usa como plato su cuerpo, aunque en su caso la historia no terminó muy bien, esperemos que si te decides a probarlo terminéis bien satisfechos a todos los niveles.

Aida Vallés Psicóloga especializada en Sexología y Terapia de Pareja

correo: info@aidavallesconsulta.es    intagram: @aidavallesconsulta_

Compartir:

Login