Soy una chica de 21 años y en plena edad de la locura al cortar con mi pareja con la cual vivía decidí cambiar de ciudad y poner 150km entre medias.

Y así me encontraba soltera en un piso compartido de chicas y deseando poder soltarme un poco el pelo (y alegrarme la chirla de paso). En ese momento la voz del diablo encarnada en compañera de piso me sugirió usar Tinder, ingenua de mí piqué… Desentrenada como estaba y después de un par de «Oh Dios mío donde me he metido» cruce match con un universitario cachitas. El tío parecía casi ideal, no era tan brusco como lo que había encontrado pero sabía cómo camelarme. 
XX9By59
Después de unas cervezas el tío me más que convencía (mis bajos estaban que daban palmas), así que fuimos a su piso. El chico era un crack de los preliminares, y cuando ya no podía mas y realmente era ya necesidad resultó que mi Supermadelman no tenía preservativo. Con todo el calentón y la depresión del mundo se hizo lo que se pudo y me fui a casa por la mañana con la promesa de volvernos a ver y zanjar los asuntos pendientes.
La verdad es que me dio un poco de rabia descubrir que en ese fin de semana desapareció,  me eliminó de las redes sociales y no me devolvió ni un whatsapp (esto debería de haberme dado una idea de lo que pasaba, pero soy un poco lenta de conceptos).
Pasado el fin de semana mi Supermadelman volvió a agregarme a todos los sitios y a escribirme para «tomar café». Yo no quise hacer preguntas de su desaparición ya que con tal de darme la alegría prometida me daba bastante igual lo que hubiera hecho el fin de semana. Y allí estaba yo con mi mejor lencería y mis mayores ganas en su piso.
Todo fue como esperaba hay que decir que las penas y las telarañas me las quitó todas pero aquí empieza el drama. Cuando salgo de su ducha la más relajada del mundo me lo encuentro LLORANDO. En ese momento se encendieron todas mis alarmas y lo primero que pensé es «localiza tu ropa y VETE» y es cuando empezó el discurso sobre lo mal que se sentía, que era el peor tío del mundo, etc… Obviamente tenía novia.
DizzyJadedAsianlion
Cuando llegó a ese punto yo ya tenía mi sujetador y mis vaqueros en la mano, pero MIERDA, ¿DONDE ESTÁN MIS BRAGAS?. El tío seguía ahí diciéndome angustiadísimo lo super genial que era su novia y lo super genial que era yo. Mientras él lloraba yo me dediqué a poner su casa patas arriba pero por cuestiones del karma mis bragas preferidas no aparecían. Mi Supermadelman no queriendo ver que yo lo único que quería era encontrar mis bragas y largarme de allí YA, comenzó a enseñarme fotos de su novia mientras yo movía su sofá en plena agonía por largarme.
La situación se demoró durante 20 angustiosos minutos hasta que el espécimen en cuestión se giró todo lloroso hacia mí y me pidió un abrazo. En ese momento decidí que me largaba con bragas o sin ellas, me enfundé mis vaqueros horrorosamente ajustados para aquel momento y me hice una hora de transporte público odiando cada costura  de esos vaqueros.
Y así el que iba a ser el polvo que me iba a reincorporar a mi nueva vida de soltera terminó con mi dignidad, mis bragas favoritas y una rozadura en pleno parrús que me hizo desinstalar Tinder por una buena temporada.

Saray.

Envía tus historias a info@weloversize.com