Cultura

Todo lo que vamos a echar de menos de Pasapalabra

Pasapalabra nos ha acompañado durante casi dos décadas (una parte muy importante de nuestras vidas, joder) y ahora que lo han cancelado (por cuestiones legales y de propiedad intelectual con los dueños del formato, la cadena británica ITV) vamos a notar un vacío importante y estamos muy muy tristes. Por eso hemos decidido dedicarle un post porque hay algunas cosas que vamos a echar mucho de menos…

  • El rosco. Porque acertar palabros nos hace sentir tope de listas y los que no acertamos los aprendemos, así que todo bien. Fijaos si el rosco ha sido importante para la sociedad española que conozco casos de disfraces y pruebas de despedida de soltera que se centran en esa idea… MARAVILLA.
  • La prueba musical. Porque a falta de Furor-furor-nanana-nana-naaaana solo nos quedaba esto (y el Guess de Year de la VH1) para poner a prueba nuestra cultura musical.
  • A algunos famosos ahí tope entregados. Me flipaba ver como se afanan en que todo saliera bien y en intentar ganar la mayor cantidad de puntos posibles para sus equipos. Además se notaba que iban contentísimos al programa.

  • La emoción absoluta cuando alguien se lleva el bote.
  • Tener concursantes favoritos. Y es que claro, si lo ves todos los días (o casi todos), terminas teniendo tus prefes. La mía de siempre es Lilit porque me parece increíble que haya ganado teniendo en cuenta que el castellano no es su lengua materna… ¡JEFAZA!
  • A Christian Gálvez, sus coñas con el cámara y la obsesioncita con Leonardo Da Vinci. Que sí, que lo han criticado mucho por tirar de teorías que no se ajustan a la historia oficial, pero es que yo es que no tengo ni fucking idea de Da Vinci… así que siempre me parece guay que un personaje público incentive la curiosidad.
  • Que era un programa para todos los públicos, con una carga moral positiva y en un horario estupendo. O sea: que lo puedes ver con toda la familia sin que nadie se queje. En esa franja horaria era lo mejor que había en la tele… y a ver con que cubren ahora ese espacio (sí parece ser que ahora habrá una hora más de Sálvame -banana-).
  • Porque ayudaba a activar el cerebro, la memoria y un montón de cosas buenas.
  • Y porque nos enseñaba muchas cosas sobre el castellano (una lengua tan rica como desconocida).

Por lo que Christian Gálvez ha dicho a algunos medios, el programa se sigue grabando aunque no emitiendo, así que quizás haya esperanza. Pero bueno, mientras tanto solo nos queda llorar un poquito hasta acostumbrarnos a esta ausencia.

Eso sí: SABER Y GANAR NO SE TOCA y Perejil español (broooooma).

Compartir:

Login