Duele tanto dejar ir

Posted In: Love

  • Anónima
    Anónima on #307193

    Escribo aquí buscando más un poco de consuelo y desahogo que consejo como tal, porque bien es cierto que no hay más ciego que el que no quiere ver y creo que a veces nos toca asumir la realidad aunque duela mucho.
    Nos conocimos en la universidad hace unos 6 años y medio y estuvimos juntos durante casi cuatro. Fue una relación con muchos altibajos, «ahora sí, ahora no», días buenos, días malos… Éramos muy jóvenes y cometimos varias estupideces, pero teníamos algo en común: a pesar de todos nuestros errores, nos queríamos con locura. Pasado un tiempo, se fue a trabajar muy lejos de nuestra ciudad y lo llevamos a distancia un tiempo. Era duro, pero lo sobrellevábamos bien. Hasta que comenzó el distanciamiento inevitable: me rehuía, estaba distante, ausente, en su mundo. Después de varios meses así y de varios intentos por mi parte para arreglar las cosas, decidí ponerle fin. Le seguía queriendo muchísimo, pero su actitud me dolía demasiado y yo sola no podía tirar con el peso de la relación.
    Pasaron dos años en los que tan sólo manteníamos el contacto de manera muy puntual a través de redes sociales. Al principio lloré muchísimo, había apostado fuertemente por lo nuestro durante casi cuatro años y tenía que desechar todas las ideas de futuro que tenía con él. Me costó mucho, pero lo fui haciendo. Me fui a estudiar a otra ciudad, compartí piso, conocí a otra gente y con el tiempo mi herida fue sanando. Tiempo después, comencé una relación con otro chico que al principio parecía maravillosa e idílica, pero con el tiempo resultó ser la experiencia más tóxica que habré tenido nunca. Hace tan sólo un año todavía seguía con él y era objeto de su maltrato, de sus humillaciones y desprecios. Yo era consciente de que era muy infeliz y de que no podía seguir así, pero al mismo tiempo me sentía incapaz de terminar esa relación (los que hayáis pasado por algo así posiblemente entenderéis esta sensación tan horrible). En mitad de este caos y angustia emocional ocurrió lo que nunca pensé que volvería a ocurrir: mi ex me escribió y me dijo que estaba de visita en mi ciudad y que le gustaría verme. En ese punto, yo creía tener bastante claro que había superado mis sentimientos hacia él; tan sólo quería verle para saber cómo estaba y tomarnos un café. Sin embargo, en ese café y en los que vinieron después, me di cuenta de que aún seguía teniendo sentimientos hacia él, bastante fuertes, por cierto. Él me confesó que había vuelto después de tanto tiempo porque seguía enamorado de mí, pero que no quería forzarme a nada porque sabía que yo estaba con otra persona. Esa declaración me hizo abrir los ojos y dejé al desgraciado con el que estaba (perdonad el calificativo, pero me hizo sufrir tanto que no se me ocurre otro). Volví con mi ex y a pesar de la distancia, todo parecía ir muy bien. Cuando nos veíamos éramos muy felices juntos, teníamos muchos planes de futuro y la comunicación era bastante mejor que en el pasado. Se puede decir que éramos una versión mejorada de lo que un día habíamos sido.
    Pero no todo era perfecto. Se me olvidaba que yo había sufrido maltrato físico y psicológico durante un año de mi vida y aún guardaba secuelas bastante grandes de ello. Me costaba confiar en mi chico y aunque intentaba esforzarme por estar bien, todo era demasiado apresurado y necesitaba tiempo para que mis heridas terminaran de sanar. Para colmo de males, el desgraciado volvió a escribirme con la excusa de darme pena por una enfermedad que le habían detectado y yo cedí en su chantaje, creyendo que me necesitaba. Mi pareja no entendió mi reacción, obviamente, y acabamos dejándolo.
    De ésto han pasado ya unos 10-11 meses, casi un año. Durante todo éste tiempo, hemos hablado por whatsapp varias veces. Fui a terapia, bloqueé a ese tío de todas partes y me he centrado en superar todo lo que me hizo sufrir. Este chico que está lejos, al que sigo queriendo muchísimo a pesar de todo, dice haberme perdonado por haber roto con él tan abruptamente porque entiende que yo necesitaba tiempo para mí misma antes de volver a estar con alguien. Hace unos meses me habló de retomar el contacto, de estar juntos, de volver a intentarlo. Y yo lo deseaba, de verdad, pero todavía no estaba preparada del todo y le pedí algo más de tiempo. Él accedió. Sin embargo, ahora que me veo con energías renovadas para hablar con él y tratar de arreglar las cosas, él me rehúye. No me escribe, no me habla. Le escribí hace dos días para saber cómo estaba, si le apetecía hablar, y por primera vez me ha dejado en visto. Ve mis estados del Whatsapp, me da like en Facebook, pero no hay comunicación. Y lo que empiezo a sospechar es que está con otra persona (aunque no tengo pruebas de ello) y es un marrón decírmelo. O que, simplemente, ha pasado página y prefiere mantenerse en segundo plano. Porque quien te quiere y a quien le importas, te busca, te escribe, te responde, te pregunta, comparte pedacitos de su vida contigo aún a mil kilómetros. Y yo, pues estoy hecha polvo. Porque le quería de verdad, pero no era nuestro momento, yo estaba demasiado rota como para intentarlo y que saliera bien. Le quería y le quiero de corazón, pero el tiempo y la distancia han hecho su trabajo. Y me gustaría decirle tantas cosas, siquiera para desahogarme… Pero a cambio me he comido un «visto» en Whatsapp que se me ha clavado hondo. No sé, quizás sea hora de pasar página definitivamente, aunque duela. Porque duele, y mucho, no lo negaré. Pero siento que me he aferrado a algo que no parece ir a arreglarse y cada vez duele más, quizás sea hora de soltar… Es muy duro tener tantas palabras enquistadas dentro de ti y no poder liberarlas. Quizás por éso en gran parte lo he escrito todo aquí.

    Gracias por leerme.

    Respuesta
Viendo 1 publicación (de un total de 1)
Respuesta a: Duele tanto dejar ir
Tu información:




Login