Es el único baño en el que puedo cagar