Quedamos para ver Netflix… y solo vimos Netflix