dependencia emocional
Querido diario

7 formas de trabajar la dependencia emocional

El mundo de las relaciones puede ser más que complicado, y si quieres tener una sana y de calidad, en este caso amiga mía te diré, que no vale todo.

Como psicóloga especializada en sexología y terapia de pareja veo mucho en consulta, que la base de muchas relaciones suele ser la dependencia emocional por parte de uno de los miembros de la pareja, es decir, uno lo entrega todo y el otro básicamente se deja querer, esto por supuesto no es nada sano y trae consigo una serie de consecuencias para la persona dependiente muy nocivas.

dependencia emocional

La dependencia emocional tiene su origen por lo general en la infancia, por eso estas primeras etapas de la vida son tan importantes, cuando nuestros padres no nos han mostrado el afecto de la forma correcta, de adultos lo buscamos casi a cualquier precio y nos enganchamos de cualquier persona que nosotros creemos que puede darnos eso que tanto anhelamos.

Es entonces cuando parece que aparece ESA persona, por la que merece la pena todo y más, y te convences a ti misma de que por fin has encontrado ese amor que tanto estabas esperando y que tanto te mereces, cayendo en la trampa de volverte totalmente dependiente de esa persona.

 

Ser dependiente, a grandes rasgos significa que esa persona se convierte en la razón de tu vida, y todo girará en torno a él, y harás todo lo posible para mantenerle cerca de ti. Muchas veces a cualquier precio, aunque eso signifique ceder tu para siempre, cargar tu con más cosas de las necesarias, solo para seguir con ese vínculo con esa persona.

Para trabajar la dependencia emocional, no podemos perder de vista estos 7 factores.

  1. Hay que saber identificar si estás en este tipo de relación

Si te has visto alguna vez en este tipo de situaciones, como que tu pareja te diga que eres demasiado pegajosa, o que necesita su espacio, o te ha acusado de cosas que tú no entendías bien, aquí podemos tener un problema.

 

Recuerdo los testimonios de muchas de mis pacientes cuando trabajamos esto en consulta “ él nunca me dijo que me quería, a pesar que yo siempre se lo decía  y que incluso le dije que yo lo necesitaba, no me sentí tenida en cuenta en esa relación” “si queríamos hacer un plan siempre era yo la que lo tenía que organizar, el no movía ni un dedo y en todo caso le ponía pegas, o me decía que no tenía dinero para irse de viaje conmigo, finalmente hacíamos cualquier plan que se ajustara a sus demandas aunque con sus amigos hacia viajes extraordinarios” “ cuando yo le contaba problemas míos del trabajo, o simplemente llegaba agotada por todo y lo compartía con él no solo no me escuchaba, sino que además me regañaba porque le ponía la cabeza como un bombo, que aprendiera a gestionarme yo ese tipo de cosas y que a él no le rayara” “ después de tres años de relación, mi pareja nunca se acordó de nuestro aniversario, a pesar de que yo todos los años se lo recordaba con antelación y le hacia un regalo en ese día tan especial, el me decía que tenía demasiadas cosas en la cabeza como para acordarse de todo eso” “ si teníamos que vernos era yo siempre la que tenía que ir a su pueblo, ya que vivíamos a 30km de distancia, en 5 años de relación solo vino en dos ocasiones a verme, y por supuesto yo era su chófer para todo, para ver a sus amigos si se movía, en cambio para mí no”

Y este solo es un largo etcétera de situaciones que seguramente a más de una le resulten más que familiares

Por lo que si desde hace tiempo hay cosas en tu pareja que no te cuadran, párate a analizarla.

  1. Trabajar en tu autoestima

Este es el pilar de toda tu vida, y de todos los factores que la forman. Como decíamos anteriormente si queremos empezar a querer bien primero tenemos que querernos bien y mucho a nosotras mismas, y desde ahí podremos empezar a tener relaciones sanas y de calidad.

Ya que si yo no me quiero, o me quiero por que otra persona lo hace, estaré relegando toda mi autoestima en esa persona, por lo que le estamos otorgando un poder muy alto y muy peligros para ti, porque en el momento que esa persona te deje o te haga algo, dejaras de tener otra vez autoestima.

  1. Comprender que tú eres responsable de tu propia felicidad

En el momento que tu felicidad solo depende de una única cosa, como puede ser tu pareja, volveremos a depender de una cosa muy limitada y concreta, que en el momento que falle (y fallará con alta probabilidad en algún momento) toda tu felicidad desaparecerá.

Por eso, tu felicidad tiene que estar compuesta por miles de cosas en tu vida, tu familia, amigos, trabajo, cosas que disfrutes haciendo, etc. Y en el momento que tu relación limita todas esas partes, sabes está limitando tu felicidad también.

felicidad

  1. Tú tienes el control

Cada cosa que pasa en tu vida, ya sea buena o mala, está únicamente en tu mano poder cambiarla o gestionarla. Puede que haya momentos en los que tus propios sentimientos te abrumen o te pesen, pero tú decides si te enfrentas a ellos y los resuelves.

Aunque hay muchas cosas que se escapan de tu control o en las que tú no puedes hacer nada, solo dependerá de ti cómo lo afrontes.

  1. Dedícate tiempo a ti misma

Cuando nos entregamos tanto a otras personas, olvidamos que nosotras también necesitamos ese espacio personal para estar a solas con nosotras mismas, ya sea haciendo lo que más te gusta o simplemente relajándote.

  1. No idealices a las personas que te rodean

Este punto lo puedes aplicar a todos los niveles. Poner en un pedestal a las personas que forman parte de nuestra vida suelen llevar a grandes decepciones o a permitir situaciones y cosas que no deberíamos simplemente por el hecho de que nos lo pide “esa persona”.

  1. Trátate bien

Para mí este el consejo más importante de todos, porque es la base de todo, cuando aprendes a quererte y aceptarte- En el momento que esto pase no buscarás de forma desesperada a alguien que haga eso por ti, ya que es un campo que ya cubres tu misma, y ya se verá si eliges compartirlo con alguien o no.

Por eso, identifica qué necesidades tienes y trabaja en ellas para satisfacerlas, ya que tu y solo tú tienes el poder de hacerte feliz a ti misma.

 

Aida Vallés Psicóloga especializada en Sexología y Terapia de Pareja

correo: info@aidavallesconsulta.es      instagram;    @aidavallesconsulta_

 

 

Compartir:

Login