Chiquitín y discreto, este succionador de clítoris de la marca CocoLili mide apenitas 8cm de alto por unos 4cm de ancho (y el orificio mide 1,4cm de diámetro). Así que es ideal para llevar en el bolso o de viaje, ya que también pesa muy poquito (unos 90gr).
Está hecho de silicona médica, es resistente al agua, silencioso (menos de 50dB), tiene 3 botones (encendido/apagado, aumento, y disminución de potencia) y 10 modos de vibración.
El cacharrito (disponible en tres colores: rosa palo, fucsia y lila) y su cable cargador USB, vienen dentro de una bolsita hermética de plástico, con las instrucciones de uso y carga, en un paquete de plástico de burbujas forrado en negro (así que tranquilas, nadie sabrá lo que hay dentro del sobre).
Su precio es fenomenal, algo más de 8 euros y medio, y me llegó en 10 días (¡y con envío gratis!).
Os puedo decir que yo ya lo he usado un puñado de veces y que todavía no he necesitado cargarlo, que se limpia fácilmente, que no tiene nada que envidiarle al Satisfyer original, y que estoy más que encantada con este pequeño autoregalo. No daba un duro por él y estoy feliz.

Anna Blancher