Molaría, ¿verdad? Pues es posible si trabajas en la empresa Coexist de Bristol (Reino Unido) donde estudian introducir the period como concepto en la política de días libres. Puedes leer la noticia original en The Guardian. Bex Baxter, director de Coexist, explica que animan a cualquiera de sus trabajadores que se encuentra mal a marcharse a casa pero las mujeres que sufren dolor por tener la regla no se sienten autorizadas a irse a casa porque no están realmente enfermas. Y es que es justo eso: no es una enfermedad, cierto, pero es incómodo cuando la regla duele. Mucho.

 

Esta iniciativa va mucho más allá de la regla en sí misma porque forma parte de algo mayor: un movimiento que permita sincronizar el trabajo con los ciclos naturales del cuerpo. En palabras de Baxter, «queremos una política que reconozca y permita a las mujeres tomarse tiempo para atender el ciclo natural de su cuerpo sin etiquetarlo de enfermedad». Y sí, los anuncios de compresas y tampones presentan un mundo de nubes y corazones pero no es así, no, señora… E inflarse a pastillas para reducir las molestias –que no eliminarlas– no es respetar el ciclo natural del cuerpo, ¡vamos, no me jodas!

la menstruación la regla

Ilustración en www.elcaminorubi.com/, una web de educación menstrual. ¡Toma!

Todas las mujeres tenemos la regla pero la intensidad del dolor no tiene por qué ser la misma para todas, incluso cambia a lo largo de la vida de una misma mujer y puede ser difícil de entender para aquellas que no sufren molestias. Pero joder, ya es hora de romper de una vez el tabú que aún existe alrededor de la regla –sí, sí, valga como ejemplo el texto sobre el tráfico de tampones…– y que se pueda hablar abiertamente del tema.

tabú regla machismo

El director de Coexist explica que en una empresa donde 24 de las 31 personas que la conforman son mujeres aún se ha encontrado con algunas trabajadoras que le han reconocido que sienten «vergüenza de admitir que tienen dolor de regla. Quiero acabar con esa vergüenza y reemplazar la negatividad por positividad». En realidad, esta acción quiere dar visibilidad al lógico equilibrio entre el ciclo hormonal y la vida laboral de las mujeres porque en la empresa inglesa ya se puede hacer esto pero ahora lo quieren hacer constar por escrito.

 

Antes de que el machismo se me lance al cuello aclaro que esas horas que se toman libres las mujeres si sienten dolor durante su periodo se recuperan, exactamente igual que si te marchas a casa por un dolor de cabeza. Así que ahorraos lo de la discriminación positiva y comentarios del tipo «os regalan horas». Se aplica sólo el sentido común: si alguien se encuentra mal por el motivo que sea, no rinde, así que es mejor que se marche a casa, se recupere y vuelva al trabajo con energías renovadas horas o días más tarde.

¿Cómo lo veis? ¿Os gustaría tener un trabajo con flexibilidad, que os permitiera no ir a trabajar si sufrís molestias por la regla?